A fin de que la pobla­ción tome con­ciencia y consulte a tiempo para evitar com­plicaciones con el cáncer de próstata, la Facultad de Medi­cina de la UNA –mediante extensión universitaria – y el Instituto Nacional de Cán­cer (Incan) lanzaron ayer la semana para la detección precoz del cáncer de prós­tata, que se desarrollará del 9 al 13 de octubre en el Incan.

Esta patología es una de las principales causas de muerte de los hombres a nivel mun­dial y en el Hospital de Clí­nicas es la segunda razón de las consultas en la cátedra de Urología, por lo que se busca la detección precoz y el trata­miento adecuado de la pato­logía para evitar la muerte prematura en la población masculina.

El decano de la Facultad de Medicina, Laurentino Barrios, explicó que esta enfermedad representa el número uno dentro de los cánceres registrados en el Hospital de Clínicas. Por su parte, el profesor Gustavo Giménez mencionó que el 80% de los pacientes que acu­den al servicio de Urología del Hospital de Clínicas llegan en un estado muy avanzado de la enfermedad, por lo que con esta campaña se busca dismi­nuir el porcentaje de muertes a lo mínimo posible.

Están invitados a realizarse los controles los hombres de 50 a 75 años, que es la pobla­ción de riesgo. Sin embargo, si existen antecedentes fami­liares de este tipo de cáncer en la familia, igual se pueden hacer los controles a partir de los 40 años. La atención de los pacientes será por orden de llegada, desde las 7:00 de la mañana hasta el mediodía.

"El cáncer de próstata es el diagnóstico número uno den­tro del Hospital de Clínicas. Esto indica la gravedad de la situación, con el agravante de que se detecta muy tardía­mente. Para nosotros la pre­vención es muy importante", indicó Barrios.

Los profesionales explicaron que esta afección en princi­pio es asintomática, por lo que se recomiendan los contro­les rutinarios anuales a fin de detectar algún tipo de anor­malidad.

El doctor Giménez manifestó que, cuando se presentan las molestias o crecimiento, se deben realizar de inmediato los análisis a fin de detectar la existencia de algún tumor incipiente que, si bien puede ser benigno, también muchos se convierten en cáncer.

"Cuando se presentan pacientes así, tras las con­sultas se harán las pruebas y posteriormente se extrae­rán materiales para laborato­rio; extracción de sangre para un estudio en análisis en san­gre para próstata", explicó el profesional.