"Nuestros consumidores están en el corazón de todo lo que hacemos. Ellos buscan un sistema que provea alimentos accesibles, nutritivos y saludables; y que también respete el medioambiente. Esa es nuestra misión. Podemos lograrla trabajando con sectores como oenegés, gobiernos, agricultores y proveedores; y así mejorar el bienestar de futuras generaciones y de nuestro planeta", expresó Amanda Sourry, presidenta de Global de Alimentos de Unilever, en el marco de la búsqueda de la redefinición del sistema alimentario.

Destacó la importancia de los alimentos procesados para hacer frente a una población creciente. "Basta tener en cuenta que para el 2050 se estima que la población mundial ascenderá a de 9.700 millones de personas, lo que implica que en los próximos 40 años se necesitarán más alimentos que los consumidos en los últimos 10.000 años", mencionó.

Destacó que se deben tener ofertas cada vez más saludables. "El debate no debe ser si están empaquetados o no. Los productos procesados nos permiten acceso democrático y seguro a los alimentos", explicó y agregó que "el sistema alimentario está roto y amerita que reflexionemos sobre los grandes desafíos de la alimentación".