En una emotiva ceremonia, seis parejas –cuatro de ellas ya en convivencia– contrajeron matrimonio en el Instituto Nacional del Cáncer. Se trata de personas con enfermedades oncológicas que reciben tratamiento en el citado hospital, ubicado en Areguá.

El salón auditorio que habitualmente se utiliza para eventos científicos y médicos, en esta ocasión fue la sede de la boda comunitaria. La organización del acontecimiento religioso estuvo a cargo del personal y la capellanía del centro asistencial con la valiosa colaboración de la Asociación de Mujeres de Apoyo Contra el Cáncer de Mama (AMACMA). Esta organización realizó una colecta para financiar la confección de los elegantes vestidos de las novias y los trajes de sus acompañantes.

La nómina de contrayentes conformaron: Aquilina Silguero de Tintel y Hugo Tintel; Juana Martha Benítez y Héctor Fernández; Eliza Barberán y Lucio Vera; Sixta Olmedo y Juan Zárate, y Virginia Lesme con Evelio Suárez.

En un emotivo ambiente, los parientes de las parejas y el personal médico del instituto fueron testigos del inusual evento familiar celebrado en un hospital. El coro del maestro Benito Román tuvo a su cargo el momento más sublime de la celebración, que incluyó, además, la tradicional marcha nupcial. Este instante emocionó hasta las lágrimas a algunas mujeres, quienes con ímpetu pronunciaron el "sí, acepto como esposo" ante el improvisado altar.

La licenciada Gladys Moreira, psicóloga del Instituto del Cáncer, expresó que esta fiesta es como celebrar la vida y el amor.

"Queremos hacer realidad el sueño de algunas pacientes con esta boda comunitaria. El objetivo es darle un rostro humano a la enfermedad, resaltando que esta experiencia no está solo hecha de sufrimiento o dolor, sino que es una oportunidad para afrontar circunstancias adversas de la vida con actitud positiva", indicó.