Un equipo de la oficina de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, su sigla en inglés) recorrió varios distritos de Ñeembucú que se encuentran inundados por las lluvias que se registran en la región con el objetivo de constatar la situación de las escuelas de la región.

La idea es a partir de allí "desarrollar estrategias que permitan que las clases continúen pese a la emergencia declarada en la zona", se informó. El recorrido se hizo a pedido del Ministerio de Educación (MEC), agregó.

"El equipo de Unicef, liderado por la oficial de Educación, Cynthia Brizuela, se reunió con autoridades de la Gobernación de Ñeembucú, la Municipalidad de Pilar y la Supervisión Educativa de la zona, quienes le brindaron informaciones sobre la situación de la región, que registra grandes lluvias desde el mes de abril, por lo que varios distritos se encuentran anegados, sin caminos disponibles para llegar a ellos.

Asimismo, el equipo recorrió en canoa y cachiveo, una embarcación que se utiliza en la zona, las escuelas más afectadas por las inundaciones. Según el informe del 8 de mayo del MEC, dos escuelas de la zona se encuentran anegadas, con las clases suspendidas, por lo que sus estudiantes y docentes fueron trasladados a otras instituciones para que continúen con las clases.

Las intensas precipitaciones que se han registrado en el sur han provocado que decenas de localidades estén incomunicadas y que las escuelas del departamento sufran con las crecidas. Las madres no pueden llevar a sus hijos a las escuelas por la distancia que los separa de ellas.