Entidades públicas se suman a la campaña emprendida por el Ministerio de la Mujer, que busca erradicar todo tipo de violencia contra la mujer.

El Ministerio del Interior expresó su apoyo a a campaña “¿Por qué me metí?, impulsada por la Organización de las Naciones Unidas, través de su oficina de ONU – Mujeres y el Gobierno Nacional, , a través del Ministerio de la Mujer.

La campaña consiste en la difusión de ideas que conciencien a la ciudadanía sobre la gravedad de los grados de violencia y poder prevenir, disminuir y erradicar todo tipo de violencia contra la mujer. El objetivo es cumplir la Ley 5.777 de Protección Integral a las Mujeres contra toda forma de violencia. Descargar aquí

“Hagamos que se cumpla la Ley 5.777 de Protección Integral a las Mujeres contra toda forma de violencia”, constituye uno de los emblemáticos mensajes. Curiosamente la propaganda estatal tiene la imagen de un hombre.

Otros eslogan son: “Violencia Cero”; “Si sos víctima, llamá al 137”; “¿Por qué me metí? Porque no quiero que ella sufra la violencia que yo sufrí”. Este último mensaje apunta a que nadie tema denunciar un hecho de violencia, teniendo como parámetro el mito del “no te metas, no es tu problema”, muy presente en nuestra cultura.

Solo sintiendo empatía y tomando conciencia de nuestro deber, todos juntos, podremos ir disminuyendo este tipo de violencia que se acentúa cada vez más, derivando al peor de los casos: la muerte. Otros eslogan dicen: “¿Por qué me metí? Porque rechazo el acoso”; “¿Por qué me metí? Porque acosar es violencia”.

La Dirección de Políticas de Seguridad Ciudadana, participa en la campaña, en representación del Ministerio del Interior. La ONU Mujeres es la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres.

La entidad binacional Itaipú, también apoya esta campaña. En su lanzamiento en noviembre, resaltaron mensajes contundentes como: “Cuando no nos metemos, y no hacemos nada frente al maltrato, al acoso o violencia hacia las mujeres, nuestro silencio e indiferencia nos hace cómplices del agresor”.