A raíz de los hechos ocurridos recientemente que conmociono a todo el país, el Club de Ejecutivos del Paraguay emitió un comunicado.

El documento expresa que sus miembros sienten profundamente el terrible desenlace del secuestro del Sr. Abrahán Fehr y se solidarizan con su familia, la comunidad Mennonita de Manitoba y todas aquellas familias del norte del país que siguen sufriendo la ausencia de sus seres queridos por el accionar deleznable de un grupo criminal como el EPP.

“Abrahán se encontraba sembrando maíz el día en que fue secuestrado en Agosto del 2015. Es decir, estaba trabajando y produciendo como integrante de una comunidad que ha sabido transmitir con el ejemplo cotidiano esa fantástica ética del trabajo, una cultura de paz y colaboración mutua que les ha permitido a través del tiempo ir mejorando sus condiciones de vida", afirma el escrito.

El comunicado destaca que son precisamente esos valores los que se necesita promover y practicar en la búsqueda del desarrollo de nuestro país; trabajo, producción, pujanza, asociatividad, armonía, solidaridad. Continúa manifestando indignación a que se da exactamente a todo lo contrario: la cultura de la violencia, de la muerte, del miedo, de la expulsión, de la desolación, de la imposibilidad total de cualquier tipo de desarrollo.

Reaccionar

El Club de Ejecutivos propone a la ciudadanía reaccionar con fuerza y determinación ante esta situación que ya lleva demasiado tiempo en el país. "De ninguna manera debemos permitir que escale aún más, tal cual nos lo han advertido en varias ocasiones los hermanos colombianos que han vivido este terror por décadas, pero que en algún momento también inició como algo pequeño en aquel país. Lo hacemos demandando con firmeza a las instituciones correspondientes a que obtengan mejores resultados en su lucha contra esta verdadera tragedia para el Paraguay".

"Lo que hoy vemos es sencillamente una incapacidad seria para enfrentar este flagelo y eso debe cambiar profundamente", lamenta.

El comunicado además se dirige al gobierno actual que se está yendo este año, acotando que le queda aún tiempo para lograr algún resultado satisfactorio durante su mandato. También apunta a que aquellos que buscan convertirse en los nuevos gobernantes deben tener muy clara la estrategia de lucha para acabar de una vez por todas con el EPP, como así también con las condiciones socio-económicas y políticas que dan origen y sostienen a este tipo de grupo armado.

"No podemos seguir teniendo estos días de tanta tristeza y luto. No se trata solamente de un problema del norte del país, es de toda nuestra sociedad. ¡Esto debe acabar!", finaliza