Un menor de 4 años se encontraba jugando con otros dos niños sobre unas maderas que cubrían un pozo de agua cuando una de estas maderas se quebró y cayó a lo profundo. Allí, el padre del menor, Rodrigo Cáceres, se arrojó a buscar a su hijo.

Luego entre ambos aguardaron la llegada de los Bomberos Voluntarios, que lograron rescatar a ambos luego de una hora de intenso trabajo, de acuerdo al portal Itapúa en Noticias. Ambos fueron derivados al Hospital Regional de Encarnación.

Los uniformados afirmaron que el pozo tiene 10 metros de profundidad y unos 70 centímetros de agua. Ocurrió en una vivienda del Barrio San Pedro de Encarnación, anoche.

"El padre se dio cuenta de la situación y se lanzó al pozo en busca de su hijo. Los bomberos hicieron un trabajo espectacular y lograron sacar del pozo al padre y a la criatura", expresó el comisario Rubén Barrios, en contacto con la 970 AM.