El abogado Pedro Halley, Gerente de Prestaciones Económicas del Instituto de Previsión Social (IPS), detalló la situación actual de la previsional y el futuro a mediano y largo plazo de la institución.

"Cuando hablamos del seguro social administrado por el IPS, tenemos que hablar de tres fondos independientes y autónomos uno respecto del otro", dijo inicialmente Halley, en diálogo con la Radio 970 AM.

Explicó que se puede hablar de "tres" IPS's y de dos fondos: uno de pensiones y otro de salud que no tienen puntos de contacto, salvo el asegurado.

"Desde el punto de vista financiero y el manejo administrativo son dos instituciones. El fondo común de jubilaciones y pensiones es el fondo y el programa que recoge el dinero, parte de los aportes, los invierte, los rentabiliza, para pagar mi jubilación, la tuya y la de nuestros nietos. Son ahorros a largo plazo. Son inalienables", indicó.

El fondo de salud se llama técnicamente fondo de enfermedad y maternidad y "no es un fondo, no genera renta. Es un programa presupuestario que se elabora cada año y que en diciembre tiene que 'crear' porque se usa todo. No hay ahorro."

"Al ser un presupuesto siempre se queda corto porque la demanda supera a la capacidad de reacción presupuestaria del instituto. Ese fondo de salud es hoy en día el 'bolsillo pobre' del instituto. Mientras que el fondo de jubilaciones y pensiones es el bolsillo rico. Pero, por la ley que nos rige actualmente, que es de 1950, se prohibe que el fondo de jubilaciones preste o transfiera un solo centavo al fondo de salud, porque le da un blindaje jurídico para pagar nuestros beneficios a largo plazo", añadió.

El abogado Pedro Halley, Gerente de Prestaciones Económicas del Instituto de Previsión Social (IPS). Foto: Radio 970 AM.
El abogado Pedro Halley, Gerente de Prestaciones Económicas del Instituto de Previsión Social (IPS). Foto: Radio 970 AM.
LEY 5655/16

Luego, Halley se refirió a la Ley 5655/16, la cual en uno de sus artículos dispone que parte de los intereses de las colocaciones que realiza el fondo de jubilaciones pueda ser utilizado en inversiones físicas en su propio patrimonio.

"Es decir, construir hospitales. Eso vino a romper un poco la barrera entre ambos fondos. Se puede usar hasta el 40% de los intereses de las colocaciones. Esta ley colabora para concluir Ingavi, Ciudad del Este, otras 14 obras en el interior del país", resaltó.

"Durante 73 años, el IPS era un monstruo bicéfalo. Rico por un lado, para asegurar la jubilación, pero, por otro lado, acuciado por las necesidades de salud y sin la posibilidad de usar ni un solo centavo de esa riqueza. Es una ironía. Al asegurado se le puede garantizar que en 25 años se le va a jubilar, pero no que hoy va a estar sano", reflexionó.

EL MODELO

Halley también dijo que ningún modelo de seguridad social sustentado financieramente en el reparto solidario es sostenible a largo plazo.

"En ningún lugar del mundo. Se tiene que adaptar constantemente a las realidades económicas y sociales de sus respectivas sociedades. El modelo de administración del IPS data de 1943. Ese modelo a su vez está anclado en otro de 1870. Un modelo de reparto solidario puro. Todos aportamos un porcentaje de nuestros ingresos, independientemente de que los usemos o no, para que cuando alguien lo necesite pueda tener la misma prestación que tienen todos", ilustró.

"Aunque el modelo de reparto solidario, como expresión de la solidaridad social, es lo mejor que hay. Todos ponemos para el que necesita", amplió.

Sin embargo, se mostró preocupado porque el modelo evolucionó de 1943 a la fecha. "Hasta las patologías cambiaron. Un ejemplo rápido: los cuadros derivados de accidentes sobre motocicletas. Esto vino a dramatizar nuestra existencia de una manera que nadie se percata. Estamos jubilando a jóvenes de 25 años que de por vida van a cobrar por invalidez", comentó.

EL FUTURO

En lo que hace al financiamiento del seguro de salud del IPS, el alto funcionario sostuvo que hoy es insuficiente para sostener el volumen, la complejidad de prestaciones y la amplitud de la familia protegida.

"Ese aporte que va a salud es claramente insuficiente para sostener esa complejidad del seguro médico. Sobre el aporte que hace una persona con sueldo promedio de G 2.500.000 tiene que cotizar 23%, entre el 9% suyo y el 14% del empleador. Esa suma de dinero se distribuye en los tres fondos: jubilaciones, va el 54%; a salud va el 39% y a la administración 7%", detalló.

"Si se mira lo que va a salud, son como G 200 mil por cotizante. Si esta persona tiene mamá, papá, esposa, dos hijos y por ahí un hijo despacitado, tenemos un total de seis personas como divisor de esa suma. Entonces, a grandes rasgos, cada uno aporta G 30 y G 37 mil", puntualizó.

"No todos usan al mismo, no siempre. Pero con este frío, por influenza, por ejemplo, la tasa de uso se dispara y eso hace que se gaste más de lo que se tiene, y en septiembre estás boqueando por recursos", reconoció.

APORTES

En cuanto a lo aportes, Halley se mostró favorable a una revisión de la estructura financiera que soporta el fondo de salud y "pensar, tal vez no en reducir prestaciones, pero pensar el co-pago por algunas."

"El IPS provee toda la gama de atenciones en todas las complejidades médicas y todo lo hace contra el aporte de una sola persona. Por ese aporte entran cinco o seis familiares. También está el aumento de la longevidad. Eso pesa en los costos de un seguro de salud", llamó la atención.

"Hay que fortalecer el aporte para los seguros de salud. Habría que pensar en un ajuste de los aportes o un ajuste de la distribución de los aportes al interior de los fondos, hablar de co-pagos, que el Estado contribuya con su deuda acumulada, que eso se aplique a salud realmente, entre 300 y 400 millones de dólares. No es aporte, sino un aporte del Estado como garante del sistema. Es una deuda que existe en los libros y se tiene que honrar en algún momento", ahondó.

REFORMAS

En lo hace a la implementación de las reformas necesarias para dar larga vida al IPS y satisfacción a sus asegurados, Halley expresó que "Benigno López tiene el coraje de plantear las reformas que necesita el seguro de pensiones del IPS."

"Para que el horizonte actuarial 2035 se extienda hasta el 2080 por lo menos. El horizonte actuarial es el momento en que se cruza el ingreso por aportes se cruzan con tus egresos por jubilaciones. Ya no vas a pagar tus beneficios con tus aportes, sino con tus ahorros", alertó.

Ante esta proyección, se mostró decididamente a favor de "empezar a debatir el modelo" del IPS.

"No salir del reparto solidario. Pero, por lo menos avanzar hacia reformas paramétricas del seguro de pensiones. Aquí entramos en temas muy áridos. Una es la edad de retiro. Según la ley de IPS de 1950, todos somos viejos a los 60 años. Y eso no es cierto. La edad de retiro tiene que ser móvil, atada a la actividad de la persona", abogó.

"La tendencia a nivel mundial es alcista. Elevar la edad de retiro. Buscar aporte por más tiempo. Yo no creo en eso, sino en una edad de retiro justa. Hay gente que, por su trabajo, merece un retiro anticipado", señalo igualmente.

"Cuando a mi me dicen, el IPS recibe tanta plata y no hay tal cosa, mi primera respuesta es siempre: al fondo de salud va G 39 de cada G 100 que ingresan. Y ese es el Talón de Aquiles del fondo de salud", finalizó.

Fuente: HOY