El Ministerio de Justicia confirmó que se continuarán los trabajos de investigación para identificar a personas desaparecidas durante la dictadura de Alfredo Stroessner.

Indicaron que con la cooperación de la organización Tape'ase se contará con un presupuesto de G. 330.000.000 para seguir con los trabajos.

El documento fue suscrito por el Ministro de Justicia, Éver Martínez, y la directora de Tape'ase, Lidia Molinier. Martínez aseguró que el Gobierno seguirá apostando a la investigación "para saldar una deuda histórica del Estado con la memoria de los desaparecidos y con sus familias".

“Saldar deuda histórica”

Al respecto, el Ministro Ever Martínez aseguró que en este tema la apuesta del Estado es seguir avanzando en la investigación, para saldar una deuda histórica del Estado con la memoria de los desaparecidos y con sus familias para la búsqueda e identificación de personas desaparecidas durante el Gobierno de Strossner.

"Vamos a seguir avanzando y esta iniciativa va a dar frutos, sabemos que todo lo que hagamos no será suficiente y seguiremos con deuda pendiente con los desaparecidos y sus familias", añadió.

Los trabajos de investigación y exhumación son realizados por la Dirección de Memoria Histórica y Reparación de la Dirección General de Derechos Humanos, bajo la coordinación de Rogelio Goiburu, instancia coordinadora del Equipo Nacional para la Investigación, Búsqueda e Identificación de Personas Detenidas y Desaparecidas entre 1954 y 1989 (ENABI).

Cooperación

Los trabajos genéticos de identificación se realizan de manera conjunta con el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

Cabe recordar que el primer convenio de cooperación técnica fue firmado el 9 de octubre de 2014, entre el Ministerio de Justicia y el Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP PY).

El convenio tuvo una vigencia de dos años. Por medio de esta cooperación se contrató al EAAF y se logró la creación del Banco Genético de Familiares, el Perfil Genético de la Población Paraguaya, el perfil biológico de 22 esqueletos y la identificación de cuatro personas, tres de ellas víctimas del Operativo Cóndor.