"No somos una universidad de garage. No somos improvisados y pregunto porque se niegan a venir a inspeccionarnos. Invitamos al CONES y a la ciudadanía a que vengan a supervisar la institución" afirmó el directivo de UNASUR, Arnaldo Decoud a Radio Ñanduti.

Alrededor de 10.000 estudiantes quedaron damnificados luego de la clausura de la Universidad Autónoma del Sur (Unasur), por lo que se manifestaron frente a la sede central de la casa de estudios.

Allí exigieron un resarcimiento por la inversión de tiempo y dinero en las carreras en las que se matricularon que son las carreras clausuradas son las de 14 carreras, en 31 filiales de la institución.

El directivo de la institución, Arnaldo Decoud, aseguró que el Consejo Nacional de Educación Superior (CONES) no solicitó datos sobre estas carreras.

tres días para apelar

Decoud indicó que aguardarán que se trate el caso en el Cones y que van a presentar el recurso de reconsideración el próximo martes debido a que creen que la resolución de clausura existen irregularidades. "Estamos convencidos de que van a rever la situación porque existen demasiadas desprolijidades. Tenemos el recurso de reconsideración y tenemos tres días para apelar la resolución presentada", afirmó.

El directivo reclamó que se inició un proceso por las carreras de salud y sin embargo se clausuraron carreras empresariales y agronómicas. "Los alumnos están preocupados por el tiempo perdido más que por el dinero", afirmó a su vez la rectora Mirtha Reyes.

La universidad solicitará al Cones que se expida lo antes posible sobre la reconsideración, de ser posible en su sesión más inmediata marcada para el próximo 26 de mayo, además los responsables de la casa de estudios afirman que están en condiciones de adecuarse a los requerimientos del órgano rector de universidades.

Alumnos buscan respuestas

"Queremos respuestas a lo que va a pasar con nosotros. Hace 3 meses nos dicen que se va a resolver en 8 días. No nos van a devolve nuestro tiempo, pero al menos que nos devuelvan nuestro dinero", afirmó -a la 1020 AM- Carlos Franco, uno de los estudiantes afectados. Incluso la institución declaró que hay carreras que no existen, de acuerdo a los estudiantes.

Las carreras cerradas son enfermería, radiología, kinesiología y fisioterapia, nutrición, farmacia, química Analítica Industrial, Psicología, Medicina Veterinaria y obstetricia.

Además de administración en farmacia, comercio internacional, diseño gráfico, hotelería y turismo y administración agropecuaria en todas sus sedes y filiales.

Los estudiantes se dividieron en dos grupos durante las protestas. Un grupo esperará que la institución realice su descargo y apelación de la resolución, mientras que otro grupo exige su inmediata desmatriculación.

Los estudiantes afirman que la institución pide un pago de G. 450.000 para el trámite. Exigieron que los propietarios sean procesados por estafa.

"Es una vergüenza que los propios estudiantes nos estemos peleando, un grupo de compañeros está a favor de la universidad y nosotros somos los que venimos a exigir nuestro derecho", aseguró Franco.