La Asociación civil Tierranuestra celebra con alegría y esperanza su vigésimo aniversario, fiel a su misión de brindar oportunidades para una sociedad diferente, mediante la educación, la música, y el fomento del liderazgo para la transformación social positiva de un Paraguay en marcha.

Tierranuestra nació en abril de 1997 en la granja Mamoreí, en Ybycuí, como una iniciativa privada impulsada por la emprendedora social Luisa Abbate, ofreciendo la novedosa propuesta educativa de aprendizaje al aire libre. Más conocida como "Ecocamping Tierranuestra", la experiencia iba dirigida a niños, niñas y jóvenes de escuelas privadas y públicas.  Así como su versión adulta, los "Desafíos Tierranuestra", unos talleres outdoors destinados a empresas y organizaciones.

"Me impulsaron mis nietos y otros chicos como ellos, atrapados en la vida de ciudad, con poco tiempo para disfrutar del campo, de la naturaleza pura, de la compañía de gente sencilla, de costumbres familiares", señaló Luisa Abbate, directora ejecutiva.

Posteriormente la iniciativa amplió su campo de acción a la comunidad con el Programa Comunidad Emprendedora que aplica la metodología "aprender en la acción y para la acción".

Se generaron espacios para promover la autoestima, la autogestión y el desarrollo de las comunidades donde participaron diferentes actores de la comunidad educativa de escuelas públicas, preferentemente rurales. Entre ellos alumnos, docentes, padres, madres, expandiéndose luego a comunidades de líderes y comisiones vecinales en torno a los Humedales del Ypoá, así como a propietarios y trabajadores de pequeñas y medianas empresas del sector turístico en el territorio del Camino Franciscano.

"Comunidad emprendedora es la alternativa innovadora que proporciona la motivación necesaria para que una comunidad logre salir de la quietud y reconocerse capaz de lograr los objetivos que ella misma se fije, partiendo del conocimiento de su propia realidad", según  Alba Cavina de Llano, miembro del Consejo Directivo.

La organización emprende además proyectos conjuntos con comunidades, empresas, instituciones y organizaciones para contribuir al desarrollo sostenible del Paraguay. En el año 2.002 gracias a estas alianzas, se incorporó a la institución el Programa Sonidos de la Tierra, una iniciativa creada y dirigida por el Maestro Luis Szarán que promueve la integración social y comunitaria a través de la música mediante la creación de agrupaciones orquestales y corales.

"Es una fusión de saberes, de metodologías y de experiencias, en donde Sonidos de la Tierra aporta el capital humano, mientras TIERRANUESTRA aporta el capital social con el programa comunidad emprendedora, lo que llamamos la orquesta que no se ve", señala por su parte Patricia dos Santos, miembro del Consejo Directivo de Tierranuestra.