Una sensacional sexta etapa le cupo este jueves al piloto para­guayo Nelson Sanabria a mando de su Yamaha Raptor para cruzar la meta en la ter­cera posición en la llegada a La Paz, Bolivia.

Por lejos la mejor producción del "León Guaraní" en lo que va del rally raid más difícil del mundo, el Dakar 2018, que ayer entró en territorio boliviano.

Sanabria, único piloto para­guayo que continúa en carrera, sigue subiendo en el clasifica­dor general, luego de estar 35 al final de la primera etapa, para pasar luego al 32, 27, 18, 17 y 14 ayer.

La "Rubia" finalizó solamente por detrás de los argentinos Jeremías González (ganador de la especial) y Pablo Copetti, primero y segundo en la ronda de ayer que unió Arequipa (Perú) con La Paz (Bolivia).

Hoy es día de descanso luego de 5 etapas en el duro desierto peruano y la primera pasada por territorio boliviano, en donde mañana se reanuda la competencia en el tramo que unirá La Paz-Uyuni.

En la categoría principal, autos/ camionetas, el español Carlos Sainz con Peugeot llegó a Boli­via conquistando su primera victoria de etapa, dejando más atrás al líder Stéphane Peter­hansel, que también corre con la marca del "León", y tercero quedó el príncipe catarí Nasser Al-Attiyah, con Toyota.

Entre las motos, gran gestión del argentino Kevin Benavi­des, quien cerró una gran sexta etapa para pasar a ser además el nuevo puntero de la clase, rele­gando a la segunda colocación al francés Adrien Van Beveren.

A lo largo de la jornada de ayer, las protestas en contra del Código Penal se volcaron contra el evento deportivo. En Sucre, el escenario donde se desarrolla la feria Dakar fue rodeado por una marcha cívica y en La Paz los letreros de los manifestantes contenían men­sajes contra el Dakar y además trataron de impedir el paso de los participantes.

“Con lluvia y barro me sentí cómodo”

NELSON SANABRIA-CORREDOR
NELSON SANABRIA-CORREDOR

Tras su fantástica sexta etapa, el paraguayo Nelson Sana­bria valoró su extraordinaria gestión: "Me gustó mucho esta primera parada por terri­torio boliviano, con lluvia y el barro me sentí cómodo, es mi hábitat prácticamente. Me sentí como suele decirse como un pez en el agua y es por eso esta tercera ubicación, que me permite seguir avanzando hacia el objetivo, que es subir al podio en Córdoba. Ya quedó atrás el desierto peruano, nos queda la mitad de la carrera, totalmente dife­rente, hay que tener mucho cuidado para seguir recuperando posi­ciones como es mi caso. Ahora tendremos un día de un merecido descanso luego de 6 días muy intensos, vamos a aprovechar para des­cansar al máximo y cambiar todo lo que se tenga que cambiar de la Yamaha, para entrar con todo nuevamente desde mañana, esperando seguir así, descontando todo lo que se pueda".