La molienda acumulada de granos registró un volumen de 1.145.191 toneladas en el primer cuatrimestre del año, sufriendo una retracción del 7,8% con relación a las

1.242.379 toneladas procesadas durante el mismo período del 2016, de acuerdo al informe de la Cámara Paraguaya de Procesadores de Oleaginosas y Cereales (Cappro).

En el cuarto mes del año fueron industrializadas unas 350.708 toneladas de oleaginosas, lo cual significa un retroceso del 10% en comparación a las 385.208 toneladas registradas en marzo.

Este nivel también representa una disminución en comparación a abril del 2016, donde se registró un volumen de 359.799 toneladas, informó el gremio.

El 99,2% de los granos industrializados en el primer cuatrimestre del año correspondió a la soja, según datos de la Cappro.

CAPACIDAD

Entre enero y abril de este año, las plantas industriales agrícolas operaron al 68% de su capacidad instalada, lo que representa una caída de 5 puntos porcentuales en comparación con la utilización del mismo período del 2016.

Directivos de la Cappro manifestaron que el bajo nivel de procesamiento en el mes de enero, debido al retraso de la cosecha, continúa ejerciendo un impacto en los porcentajes de aprovechamiento de la capacidad. Si la exportación de granos en estado natural sigue su ritmo frenético será complicado recuperar la producción perdida por las industrias en el primer mes del año, destacaron.

Según datos de la Cappro, las aceiteras tienen una capacidad de procesamiento de 13.830 toneladas por día.

La masiva exportación de materia prima es el principal factor que limita a las industrias. La Cappro destacó que el Gobierno paraguayo no adopta políticas espejos ni alguna medida para corregir las distorsiones externas y asegurar que las industrias locales puedan competir en igualdad de condiciones.