Parkland, EEUU. AFP.

Un tiroteo registrado ayer miércoles en una escuela secundaria de Parkland, en el estado de Flo­rida, dejó al menos 17 muertos, informó el jefe de la policía del condado, Scott Israel.

Imágenes de televisión captura­das desde un helicóptero mos­traron un hombre joven condu­cido esposado por varios agentes a una oficina de la policía.

La policía identificó al princi­pal sospechoso de la matanza como Nicolás Cruz, un joven de 19 años, que había sido alumno de esa escuela pero resultó expulsado por cuestiones dis­ciplinarias. El superintentende de las escuelas del condado de Browford, Robert Runcie, dijo a la prensa que se habían regis­trado "numerosos muertos", y poco más tarde una fuente de la policía señaló que había "múltiples" víctimas fatales.

De acuerdo con varios testimo­nios, los alumnos de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas escucharon la alarma contra incendio pero muchos pensaron que se trababa de un ejercicio, hasta que se escucha­ron los primeros disparos.

Vista del Marjory Stoneman Douglas High School, Parkland, Florida, donde se produjo el tiroteo.
Vista del Marjory Stoneman Douglas High School, Parkland, Florida, donde se produjo el tiroteo.

REPETICIÓN DE TIROTEOS

Estados Unidos es el único país desarrollado donde los tiroteos en centros escolares se repiten implacablemente: con este último, ocurrido en Florida, suman 18 en lo que va del año, y apenas es 14 de febrero.

"Este es el tiroteo número 291 de una escuela desde el comienzo del 2013", dijo Shannon Watts, fundadora de Moms Demand Action, una organización que lucha con­tra la proliferación de armas de fuego.

Las escuelas en Estados Uni­dos se están convirtiendo cada vez más en sitios menos segu­ros, y también en lugares de violencia armada. Y los esta­dounidenses parecen resigna­dos. La mayoría de estos casos ni siquiera aparece en los titu­lares de la prensa nacional, al ser hechos usuales.