Jerusalén, Indefinido. AFP.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, rechazó ayer miércoles los llamados a dimitir de su cargo después de que la policía recomendara su procesamiento por casos de corrupción, fraude y abuso de confianza, lo que supone el mayor desafío al que se enfrenta en su larga carrera política.

Netanyahu, de 68 años, que proclama su inocencia, cri­ticó con dureza la investiga­ción policial abierta contra él, dejó claro que no piensa dimi­tir y aseguró que su gobierno de coalición –considerado como el más derechista de la historia de Israel– sigue siendo "estable". "Vamos a seguir trabajando juntos por el bien de las ciudadanos israelíes hasta el fin del man­dato" previsto en el 2019, dijo Netanyahu en un discurso en Tel Aviv.

El martes, la policía israelí recomendó a la justicia la inculpación de Netanyahu por corrupción, fraude y abuso de confianza en dos casos, tras dos años de inves­tigación. Netanyahu, que ha sido primer ministro durante 12 años (1996-1999, y desde el 2009 denunció estas reco­mendaciones, producto de investigaciones "llenas de agujeros, como un queso suizo".

Un ministro clave del ejecutivo de Netanyahu cri­ticó sin embargo este miérco­les al primer ministro israelí, aunque dijo que permanece­ría en el seno de la coalición gubernamental dada la "pre­sunción de inocencia". "Acep­tar durante un largo período regalos que representan grandes sumas es posible­mente no estar a la altura" de lo requerido a una persona que debe dar ejemplo, dijo el ministro de Educación, Naf­tali Bennet, jefe del partido ultraderechista Hogar Judío. Avi Gabbay, líder del oposi­tor Partido laborista, aseguró que "la era de Netanyahu ya ha terminado" y le pidió que renunciara a su cargo.

¿REGALOS POR MILES DE DÓLARES?

En una de las causas se acusa a Netanyahu de haber recibido rega­los –por ejemplo, cigarros de lujo, a los que es un gran aficionado– de parte de adineradas personalidades, como James Packer, un multimillonario australiano, o Arnon Milchan, productor de cine israelí que trabaja en Hollywood.

El valor total de estos regalos ha sido evaluado en decenas de miles de dólares. La policía también estimó que hubo corrupción en el acuerdo secreto que Netanyahu habría intentado concretar con el propietario del Yediot Aharonot, el diario israelí de pago más importante, para una cobertura favo­rable a sus intereses.