China y Rusia deben ayudar a calmar las tensiones en la península de Corea, dijo el viernes el primer ministro canadiense Justin Trudeau, pese a que esos dos países no fueron invitados a una confe­rencia en Canadá sobre la cri­sis de Corea del Norte.

Canadá y Estados Unidos son co-anfitriones de una reu­nión de ministros de Rela­ciones Exteriores de más de una docena de países que ten­drá lugar en Vancouver entre el 15 y el 17 de enero, en la que se buscará fortalecer los esfuerzos diplomáticos para desnuclearizar la península de Corea. Trudeau dijo que Canadá "espera" un compro­miso en la cumbre, y agregó que "continuaremos el diá­logo en curso con todos los socios, incluidos países como Rusia y China, que desempe­ñarán un papel importante en la paz en la península de Corea".

El llamado Grupo de Van­couver está formado por los países que lucharon en la Guerra de Corea de 1950 a 1953. Incluye a Corea del Sur, Gran Bretaña, Filipinas y Australia. "Todos sabemos que la comunidad interna­cional está desempeñando un papel extremadamente importante para desactivar y reducir las tensiones en la península de Corea", declaró Trudeau.

FALSA AMENAZA

Por otro lado, las autoridades de Hawái desmintieron ayer sábado una alerta enviada por error sobre la llegada inmi­nente de un misil balístico a la isla estadounidense y el lla­mado a los ciudadanos a res­guardarse. En tuits separa­dos, el gobernador de Hawái David Ige y la agencia local de situaciones de emergencia aseguraron que este territo­rio estadounidense en el Pací­fico no estaba bajo amenaza de un misil balístico, en un contexto geopolítico tenso por las amenazas de un ata­que nuclear desde Corea del Norte contra intereses esta­dounidenses.

POR LAS REDES SOCIALES

Las falsas advertencias se pro­pagaron rápidamente por las redes sociales con capturas de pantalla de la alerta en los celu­lares, causando pánico a través de la cadena de islas estadouni­denses tras meses de tensión entre Washington y Pyong­yang. "Hawái esto es una falsa alarma", escribió la represen­tante demócrata Tulsi Gabbard en Twitter.

"Confirmé con las autoridades que no hay un misil en camino". Mientras David Benham, portavoz del centro de Comando Militar estado­unidense para esa zona del Pacífico, aseguró que no había "detectado alguna amenaza de misil balístico sobre Hawái". Agregó que "el mensaje enviado anteriormente fue enviado por error" a través del Sistema de Alertas de Emergencia que las autoridades nacionales utilizan para enviar información vital de urgencias a los ciudadanos.