Quito, Ecuador. AFP.

Ecuador otorgó la nacionalidad al crea­dor de WikiLeaks, el australiano Julian Assange, refugiado en su embajada en Londres desde el 2012, en un intento por resolver su deli­cada situación. La canciller María Fernanda Espinosa afirmó este jueves que tras concederle la naturalización el 12 de diciembre, el gobierno ecuatoriano le pidió a Londres que reconociera a Assange como "agente diplomático".

Eso le habría dado inmunidad para salir de la embajada sin ser arrestado. "Esta petición fue negada el 21 de diciembre", agregó la diplomática, expli­cando que Ecuador no insis­tirá en esa opción, que fue planteada para "incrementar" las "posibilidades de protec­ción" de Assange.

El fundador de WikiLeaks, la web que difundió miles y miles de secretos oficiales estado­unidenses, entró en la emba­jada ecuatoriana en Londres en el 2012 para escapar a la extradición a Suecia, cuya jus­ticia quería interrogarlo como sospechoso de varios delitos sexuales que él niega.

Assange, quien ese mismo año recibió asilo diplomático de Ecuador sin que Londres le diera un salvoconducto para que pudiera salir con libertad de la embajada, siempre ha denunciado que se trata de un pretexto para ser enviado a Estados Unidos, donde teme represalias.

“RECLUIDO”

Sin embargo, la maniobra ecuatoriana no tuvo el efecto deseado y Assange seguirá por lo pronto recluido en la pequeña legación. Para el internacionalista Michel Levi, lo que ha cambiado es el "estatus migratorio" del aus­traliano, pero su situación sigue siendo la misma: si aban­dona la legación, se expone a su arresto.

"La naturalización no cam­bia su condición con el Reino Unido en el sentido de que él incumplió una disposición judicial de la Corte de Justicia de ese país. Así tenga la ciuda­danía ecuatoriana, él tiene un deber pendiente con el Reino Unido", explicó a la AFP.

“DETENIDO ILEGAL Y ARBITRARIAMENTE”

Julian Assange afrontaría con toda seguridad unas semanas en la cárcel en el Reino Unido por haber vulnerado los térmi­nos de su libertad condicional, pero su gran temor es acabar siendo extraditado a Estados Unidos y juzgado por la difusión de documentos secretos.

El equipo legal de Assange recordó, en un comunicado en Twitter, que un comité legal de la ONU estimó que "Assange está detenido ilegal y arbitrariamente".

El ex canciller Ayala Lasso sostuvo que el asilo dado a Assange en el 2012 "ha generado problemas" a Ecuador y "ha gran­jeado (al país) una mala voluntad de los estados ofendidos por Assange y un desprestigio internacional".

Desde que le concedió el asilo, Quito espera que las autorida­des británicas le entreguen un salvoconducto para que pueda salir de Reino Unido.