Washington, EEUU. AFP.

La decisión de Donald Trump de recono­cer a Jerusalén como capital de Israel desalen­tará los ya arduos esfuer­zos de su consejero y yerno, Jared Kushner, para lograr un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos, esti­maron analistas.

Revirtiendo una política estadounidense asumida desde hace siete décadas y a pesar de las advertencias de sus aliados árabes y euro­peos, el mandatario anunció su decisión este miércoles en la Casa Blanca, considerando este paso como una "condi­ción necesaria para lograr la paz". La declaración, que recibió una fuerte condena regional, pone fin a la ambi­güedad diplomática sobre el estatuto de una ciudad que alberga los lugares sagrados de las tres grandes religio­nes monoteístas, y es recla­mada por igual por israelíes y palestinos.

Los palestinos hicieron saber que Washington ya no puede aspirar a un papel de media­dor. La medida "socava sus propios esfuerzos de paz", lamentó Ilan Goldenberg, del Center for a New Ame­rican Security. "En el mejor de los casos, hará explotar en pleno vuelo la mediación estadounidense" y "en el peor, provocará protestas generalizadas, disturbios mayores", dijo el analista a la AFP, convencido de que los mediadores de la Casa Blanca no favorecían tal decisión en este momento.

Trump, que no cesa de ufa­narse de sus cualidades de negociador, se declara para­lelamente decidido a relan­zar el moribundo proceso de paz e incluso dispuesto a lograr "el acuerdo final". Para ello formó un pequeño equipo en torno a su yerno Jared Kushner, quien mul­tiplica sus contactos desde hace varios meses.

El miér­coles confirmó su "compro­miso para facilitar una paz duradera", afirmando que el estatuto final de Jerusalén dependerá de las negociaciones con los palestinos, que reivindican la parte oriental de la ciudad como capital del Estado al que aspiran. Decla­ración que no convence a diplomáticos y observadores en Washington, que ya eran escépticos sobre las probabi­lidades de éxito del gobierno estadounidense. Ahora, en su mayoría, piensan que estas se redujeron a cero.