Río de Janeiro, Brasil. AFP.

Un millar de policías y soldados realizan desde la madrugada del viernes un megaopera­tivo en una favela al norte de Río de Janeiro, donde se pre­sume se esconden traficantes involucrados en los recien­tes episodios de violencia en Rocinha, la mayor favela de la ciudad.

Con el apoyo de tan­ques blindados, el operativo de las Fuerzas Armadas de Brasil seguía desarrollándose por la mañana en la comuni­dad de Morro dos Macacos, enclavada en el barrio de Vila Isabel, con el objetivo de dete­ner a 31 presuntos trafican­tes, informó la Secretaría de Seguridad de Río.

Los militares cercaron la favela, ubicándose en puntos estratégicos, mientras que los efectivos de la Policía Civil y Militar se encargan de captu­rar a los delincuentes, todo en medio de requisas constantes a los vecinos. Hasta ahora se realizaron once detenciones, según las autoridades.

El megaoperativo se da dos semanas después de que 950 soldados tuvieran que ir a reforzar la seguridad de Rocinha, vecina a los ricos barrios del sur de Río, donde la violencia se había desatado después de que narcotrafi­cantes intentaran invadir la comunidad para disputar el control de la venta de drogas a un grupo rival.

El gobierno retiró a los solda­dos la semana pasada, con­siderando que la situación estaba "estabilizada" y pro­metió hacer un patrullaje policial reforzado con 500 hombres cada día. Las auto­ridades creen que en Morro dos Macacos están miembros de uno de esos grupos riva­les que huyeron de Rocinha a través de la montaña debido a los operativos.