La empresa de asesoría financiera State Street, que encargó la instalación de la ahora célebre escultura de una niña en Wall Street, Nueva York, alcanzó un acuerdo con la secretaría de Trabajo estadounidense, que la denunció por discriminación contra empleadas mujeres y negros, informó AFP.

En el marco del acuerdo, State Street se comprometió a desembolsar US$ 5 millones a los empleados concernidos, aunque esto no significa que la empresa admite los hechos. La OFCCP, oficina de la secretaría de Trabajo afirma que la remuneración total de las vicepresidentas, vicepresidentas senior y directoras operacionales eran inferiores a los de sus colegas masculinos.

La oficina constató también disparidades injustificables entre vicepresidentes seniors negros y blancos. En total, 305 mujeres y 15 vicepresidentes negros fueron víctimas de discriminación, según la OFCCP.

State Street dio que hablar a comienzos de marzo al instalar la escultura de la niña frente a la del famoso toro de Wall Street. La escultura ganó notoriedad rápidamente y se convirtió en símbolo de la lucha por los derechos de las mujeres. El alcalde de N. York, Bill de Blasio, decidió que permanecerá en el lugar hasta marzo del 2018.