Legisladores republica­nos de EEUU admitie­ron estar dispuestos a discutir una prohibición del mecanismo que transforma fusiles en armas automáti­cas, piezas de venta libre que permitieron a un tirador en Las Vegas matar el domingo a 58 personas y herir a más de 500. "Obviamente es algo que debemos analizar", dijo ayer el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, en referencia a la venta libre de un dispositivo que multi­plica la capacidad de disparo de armas largas y permite centenas de tiros por minuto.

El mecanismo, llamado "bump stock" en inglés, sus­tituye la culata y la extensión de apoyo de un fusil, y utiliza el retroceso provocado por cada disparo para generar una secuencia, haciendo que el arma se convierta en auto­mática, como una ametralla­dora. Esas piezas se compran libremente en EEUU, inclu­sive en tiendas en línea, por menos de 100 dólares.

El propio Ryan admitió que no tenía idea de qué eran los "bump stock" y para qué ser­vían hasta conocer detalles de la matanza del domingo en la noche en Las Vegas. El tira­dor, Stephen Paddock, utilizó esos dispositivos para trans­formar fusiles en ametrallado­ras en la matanza, y con ello se abrió un debate sobre el libre acceso a estos mecanismos.

Esta semana, varios legisla­dores demócratas multipli­caron las presiones para que el Congreso finalmente inicie un debate sobre algún tipo de control en el acceso a armas de fuego, empezando por impedir la venta de los "bump stock".