La policía federal bra­sileña (PF) arrestó ayer al presidente del Comité Olímpico Brasileño (COB), Carlos Nuzman, inves­tigado por su presunta parti­cipación en una red interna­cional que compró votos para que Río fuera la sede de los Jue­gos en el 2016.

La detención de Nuzman es el más reciente escándalo de una larga saga de corrupción en la mayor econo­mía latinoamericana. Nuzman fue detenido a primera hora de la mañana en su vivienda en Leblon, un barrio acomodado del sur de Río de Janeiro.

El arresto es de carácter tem­poral y fue ordenado por un juzgado federal en una ope­ración en la que también fue detenido su "brazo derecho", el director general de operacio­nes del Comité Río-2016, Leo­nardo Gryner.

Ambos son acu­sados de "corrupción, lavado de dinero y organización delic­tiva", informó la policía. Una fuente policial confirmó a la AFP que la detención tiene una validez de cinco días renova­bles y que ambos ingresarán al centro penitenciario de Ben­fica, en la zona norte de Río.

El Ministerio Público (MP) de Río solicitó también el bloqueo de 1.000 millones de reales del patrimonio de los investigados (unos US$ 319 millones) por los daños cau­sados.

La operación de ayer fue bautizada "Unfair Play – Segundo Tiempo" y es una derivación de la realizada en setiembre, en la que Nuzman fue interrogado por sospechas de que fue el "punto central de conexión" de la presunta trama para favorecer a Río.