Barcelona, España. AFP.

Los partidos independentistas de Cataluña preparaban este miércoles los últimos pasos antes de la declaración unilateral de independencia, provocando llamamientos al diálogo de la Comisión Europea y una fuerte caída de la bolsa de Madrid.

El lunes próximo, el presidente regional Carles Puigdemont debe comparecer ante el Parlamento catalán para valorar los resultados del referendo prohibido del 1 de octubre. Ese día, "se podría producir la declaración de independencia", explicó a la AFP una fuente del gobierno regional.

La escalada de la crisis genera inquietud en el continente y por primera vez la Eurocámara debatió al respecto. "Llegó el momento de dialogar, de encontrar una salida al callejón sin salida, de trabajar dentro del orden constitucional de España", dijo el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans.

Los eurodiputados de los principales grupos pidieron a las autoridades catalanas evitar una declaración de la independencia que, en opinión del portavoz de los socialdemócratas Gianni Pittella, "echaría más leña al fuego".

Las posiciones entre Barcelona y el gobierno central de Mariano Rajoy se distancian cada día más después del voto del domingo en Cataluña, marcado por la violencia policial al intentar impedirlo y ninguno quiere ceder.

Puigdemont reiteró en distintas ocasiones la necesidad de una mediación entre ambos ejecutivos para solucionar una de las peores crisis en las últimas décadas en España. En un discurso televisado ayer, el dirigente catalán acusó al gobierno español de no aceptar "ninguna de las opciones de mediación que ya hay encima de la mesa". "Está absolutamente fuera de la realidad", le respondió justo después la vicepresidenta del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría.

Preocupación de empresarios y caída de la bolsa

Los grandes empresarios de Cataluña expresaron "su máxima preocupación" por la posible declaración de independencia de la región española, cuya sombra hizo caer a la Bolsa de Madrid. El Círculo de Economía, una importante organización patronal catalana, compartió en un comunicado su "máxima preocupación ante la posibilidad de una declaración de independencia".

"Esta declaración sumiría al país en una situación extraordinariamente compleja y de consecuencias desconocidas, pero en cualquier caso muy graves", advirtió esta organización que reúne a grandes empresarios, como los presidentes de los bancos CaixaBank y Sabadell, y la gran empresa de perfumes Puig, propietaria de Nina Ricci y Jean-Paul Gaultier.

La inquietud prendió entre los inversores y el índice principal de la Bolsa de Madrid, el Ibex-35, perdió 2,85% en la sesión de este miércoles.