• POR REGAN WALSH

Usted debería tomar ese trabajo. Debería unirse a esa junta directiva. Debería tomar a ese nuevo cliente.

Los "debería" son las cosas que hacemos por obligación, debido a que no hemos considerado razonadamente sus verdaderos objetivos, e incluso por miedo: ¿Qué pasa si nunca obtenemos otra oportunidad? ¿Qué pensarán de nosotros los demás si decimos que no? ¿Qué pensaremos de nosotros mismos si decimos no? Algunas veces, los "debería" incluso parecen cosas que queremos hacer.

Sin embargo, de hecho están en drástica oposición a nuestros verdaderos deseos, aquellas cosas que esperamos y anhelamos, aquellas oportunidades que son un inmediato "¡sí!". Cuando le decimos sí a los "debería", terminamos comprometidos en exceso, difusos y agotados.

La verdad es que alcanzar los mejores resultados –satisfacción laboral, relaciones significativas, empresas exitosas– requiere despojarnos de los "debería". Podemos hacerlo planteando tres preguntas que potencialmente pueden cambiar nuestra vida antes de asumir un nuevo compromiso.

1. ¿Cuál es mi motivación?

Esto es acerca de motivadores intrínsecos, no externos. La motivación intrínseca es un impulso que proviene desde adentro, una expresión de nuestros verdaderos deseos. La motivación extrínseca se encuentra en factores externos, como el dinero, el prestigio o las alabanzas.

Pregúntese por qué está tomando una decisión específica. Si se encuentra diciéndole sí a algo únicamente por recompensas extrínsecas, en lugar de por motivación intrínseca, deténgase y considere si la tarea es un "debería" del que pueda desprenderse.

2. ¿Se alinea con mis valores?

Ser capaces de desprendernos confiadamente de nuestros "debería" requiere alinear nuestras decisiones con nuestros valores centrales. No podemos hacerlo si no sabemos cuáles son esos valores. Ser honesto con usted mismo y afinar el razonamiento detrás de esos valores lo ayudará a ser mejor para alejarse de oportunidades de "debería". Entonces, haga una lista de sus valores más prioritarios, y a continuación revise una decisión de "debería" que haya tomado recientemente o que esté considerando. ¿Dónde entra en su lista? ¿Ocupará más tiempo, dinero o energía de lo que quiere?

3. ¿Tengo elección?

He puesto esta consideración al último, porque muchos de nosotros brincamos a ella desde el inicio. Por supuesto, es cierto que algunas veces tenemos que hacer cosas por razones extrínsecas, o hacer cosas que nos alejan de nuestros compromisos más importantes. Todo trabajo implica algunos aspectos aburridos o directamente desagradables. Sin embargo, es importante reconocer que incluso las cosas que no se sienten opcionales suelen serlo. La teoría de la autodeterminación sugiere que, para actuar o sentirnos motivados a actuar, necesitamos sentir que estamos en control. Disfrutaremos más algo si lo reconocemos como una elección.

Desprenderse de nuestros "debería" no es fácil. Sin embargo, una vez que identifique cuáles son, se volverá más fácil decirles no, y será más fácil decir sí a las cosas que realmente se alineen con sus metas, las que realmente debería hacer.

(Regan Walsh es un instructor ejecutivo y de vida que ayuda a líderes experimentados y emergentes a prosperar en el trabajo y la vida).