El cambio de la oferta de empleo de las ocupaciones que requerían habilidades de nivel medio hacia aquellas en los extremos altos y bajos es una de las tendencias más importantes en el mercado laboral de los EEUU en los últimos 30 años. Investigaciones anteriores han sugerido que un motor primario de esta polarización del trabajo es el cambio tecnológico sesgado hacia la rutina, donde nuevas tecnologías sustituyen a trabajos repetitivos y de habilidad media y complementan trabajos analíticos y de alta calificación.

En tiempos de auge, las empresas pueden enfrentar costos de ajuste que les impiden adaptarse al cambio tecnológico. Las recesiones, por el contrario, pueden producir choques suficientemente grandes para superar estas fricciones. En nuestra investigación sobre cómo cambió la demanda de habilidades durante la Gran Recesión (2007-09), establecimos un hecho nuevo: Las necesidades de habilidades de los anuncios de empleo aumentaron en las áreas metropolitanas que sufrieron mayores choques de empleo durante la Gran Recesión.

Nuestras estimaciones implican que los anuncios publicados en una zona metropolitana fuertemente afectada son aproximadamente un 16% más propensos a contener requisitos de educación y experiencia y entre un 8-12% más de probabilidades de incluir requisitos analíticos y de computación.

Notablemente, los requisitos de habilidades que analizamos se han encontrado para complementar las nuevas tecnologías. Si se produce un cambio estructural en consonancia con el cambio tecnológico rutinario, cabría esperar que los cambios en estos requisitos de calificación también vayan acompañados de una adopción acelerada de esas tecnologías. Y eso es precisamente lo que encontramos: las empresas de las zonas metropolitanas más afectadas exhibieron una adopción más rápida de las computadoras personales al mismo tiempo que aumentaron sus calificaciones en las ofertas de empleo.

Con el aumento de la inversión y la mejora de los conocimientos relacionados con las tecnologías sesgadas hacia la rutina, esperábamos ver los cambios más fuertes para los puestos de trabajo más susceptibles a estas tecnologías. Distinguimos las ocupaciones cognitivas rutinarias (por ejemplo, oficinistas, administrativos y de ventas) de las manuales de rutina (por ejemplo, producción y operativos). Para las ocupaciones manuales de rutina, encontramos evidencia consistente con la sustitución de la tecnología por la mano de obra por parte de las empresas, un fuerte aumento en el riesgo de despido de los trabajadores en las zonas más afectadas a principios de la Gran Recesión, seguido de niveles de empleo persistentemente deprimidos.

Sin embargo, las ocupaciones cognitivas de rutina muestran sorprendentemente solo aumentos modestos en el riesgo de despido y sin pérdidas relativas de empleo. Estas ocupaciones experimentan un pronunciado perfeccionamiento, así como el modesto crecimiento relativo de los salarios y el empleo después de la recesión, haciéndose menos rutinarios debido a la Gran Recesión.

La economía de los Estados Unidos ha experimentado cambios notables durante los últimos 30 años, provocados por la revolución informática y la globalización. Estos cambios han dado lugar a grandes aumentos de la productividad y la riqueza, pero los beneficios no han sido compartidos entre todos los trabajadores. Muchos trabajadores han sufrido daños permanentes. Nuestros resultados ponen de relieve que la capacidad de un trabajador para ajustarse a estos cambios puede ser especialmente difícil porque los cambios son repentinos, concentrados en recesiones. En un corto período de tiempo, un gran número de trabajadores puede encontrar sus habilidades depreciadas y ya no relevantes, con perspectivas limitadas de encontrar un reempleo comparable. Las políticas públicas todavía no han encontrado la forma de reasignar a los trabajadores a gran escala después de una recesión, o de proporcionar capacitación en las nuevas habilidades demandadas por los empleadores, pero la necesidad de hacerlo es probable que crezca.

(Brad Hershbein es economista del W.E. Upjohn Institute for Employment Research, Lisa B. Kahn es profesora asociada de Yale School of Management).