• Por Daisy Wademan Dowling

La mayoría de los padres que trabajan pide consejos a sus mentores, compañeros y contactos profesionales sobre cómo equilibrar las demandas del trabajo y el hogar. Sin embargo, la guía improvisada no siempre es útil.

Afortunadamente, hay consejos que funcionan. He reunido una serie de recomendaciones durante una década de dirigir esfuerzos de capital humano, diversidad y retención en muchas compañías exigentes con base en los Estados Unidos, y de hablar con cientos de padres trabajadores de alto desempeño.

Observe si estas prácticas funcionan para usted.

Use sus principales fortalezas profesionales: Piense acerca de lo que hace mejor y con más naturalidad en el trabajo, tome confianza en esa fortaleza y despliéguela para cumplir con sus desafíos como padre trabajador.

Tenga una visión de cómo quiere que sea la vida como padre trabajador: Como en cualquier empresa, tener una misión definida y metas claras le permite definir prioridades, alinear recursos, medir el éxito y estar confiado de ir en el camino correcto.

Trabaje en forma diferente: Sin comprometer nunca la calidad de su trabajo, encuentre acuerdos con los colegas para realizarlo de una forma que se adapte mejor a las necesidades de su vida fuera de la oficina.

Administre la aldea: Si se requiere una aldea para criar a un niño, su trabajo es construir y administrar esa aldea, de la misma forma en que lo haría con un equipo de proyecto en el trabajo.

No sea siempre el que hace las cosas: Observe su calendario durante unos minutos cada viernes, y encuentre tres reuniones o tareas que pudo haber evitado, condensado o delegado. Podrá ahorrar horas de trabajo cada semana.

Lleve a casa la eficiencia del lugar de trabajo: La misma clase de tecnologías que le permiten competir en el trabajo –los calendarios, las herramientas de trabajo compartido– deberían usarse en casa.

Tenga un plan B y no espere a una crisis para usarlo: Cosas inesperadas suceden. Tenga respaldos listos, y –lo más importante– ensáyelos.

Para tener flexibilidad, no pida, venda: Decirle al jefe que trabajar desde casa los miércoles ahorraría el suficiente tiempo de traslado como para entregar antes el reporte semanal de ventas es más atractivo que simplemente pedir trabajar desde casa porque "es mucho más fácil para mí con los gemelos".

Use la solución del 5%: Trate de obtener la flexibilidad que necesita al dejar la oficina temprano una vez cada par de semanas o escaparse para un partido ocasional de fútbol. Estas medidas no cambiarán su agenda más de un 5%, y su jefe quizá ni siquiera lo note. Sin embargo, le brindarán la suficiente flexibilidad para continuar en el camino que ha elegido.

Piense a largo plazo para seguir en el juego: Repítase a usted mismo: Esta etapa difícil pasará pronto, y mi ganancia de largo plazo está en camino.

Sin importar que sea un nuevo padre trabajador, o un líder que busca motivar y retener a los padres trabajadores de su equipo, escuchar las soluciones específicas de otras personas lo ayudará a crear sus propias soluciones viables.

(Daisy Wademan Dowling es fundadora y CEO de Workparent, una firma consultora que brinda consejos prácticos, soluciones y entrenamiento para los padres trabajadores y sus organizaciones).