• POR MARTIN VILLAGRA
  • Periodista
  • Martin.villagra@gruponacion.com.py

Gloria Villamayor comenzó en el fút­bol en Cerro Por­teño a los 15 años. Iba a los partidos para ver jugar a su hermano. Asegura que sus padres aman lo que hace. De la UAA, pegó el salto al fichar por el Everton de Viña del Mar. Después la contrató Colo Colo, donde estuvo 5 años. En el 2016 sentó plaza en el Real Zaragoza español. Este semestre volvió a Colo Colo para la Copa Libertado­res de Paraguay, torneo en el que su equipo fue subcam­peón. La delantera paraguaya ganó por primera vez la Copa Libertadores con el Cacique de Chile en el 2012. Mañana definirá la final del torneo trasandino ante Santiago Morning. En charla con La Nación desde Santiago antes de la final habló de su largo trajinar en el fútbol profe­sional.

–¿Te marcó ser campeona de la Libertadores 2012 con Colo Colo?

–Para mí fue el mejor logro que he tenido, uno de mis primeros sueños. Me sentí plena, llena. En ese momento fue mi tope.

–Colo Colo estuvo cerca de volver a ganar la Liberta­dores de este año en Para­guay, pero no pudo

–El partido contra Audax Corinthians fue superin­tenso (en cancha de Nacional, Arsenio Erico). Ellas tenían muy buen equipo. La verdad, a mí me sorprendió cómo pudi­mos llegar a los penales, que fueron a la suerte. Marqué el primer gol en la definición, pero no pudo ser.

–¿Cómo te fue individual­mente?

–Le marqué tres goles a Colón de Uruguay y sirvió al equipo para clasificar, además estábamos necesi­tando buena diferencia para pasar a segunda fase y evitar al Audax Corinthians, rival muy fuerte.

–¿Se gana bien en el fútbol femenino?

–No hay que pretender vivir de esto, al menos en Suda­mérica. Ningún equipo te va a pagar más de 2.000 dólares al mes, ni en España.

–¿Qué opinás de los machistas que tildan a las mujeres?

–Siempre hay gente que no sabe de fútbol y quiere hablar de las mujeres que juegan. Creo que la cultura en Sud­américa y el mundo está mal enfocada. Se tiene presente que solo hombres deben jugar.

–¿Cómo fue tu experiencia en el Zaragoza?

–Buena, aprendí mucho. La diferencia es abismal en lo que se refiere a infraestruc­tura. Solo te podés dedicar a eso. El apoyo de la liga es otra cosa, casi todos los partidos son transmitidos.

–¿Qué opinás sobre la tec­nología para salvar las polémicas?

–La verdad, no me gusta tanto porque es como manchar el fútbol. A veces, el fútbol es de suerte y picardía. Eso ya se pierde con lo que imple­mentó la FIFA. Para algunos es bueno, pero para otros no.

–¿Hasta cuándo en el fútbol?

–Hasta que el cuerpo diga basta. Mi mayor objetivo es clasificar con la selección paraguaya a un Mundial.

–¿Estás a favor del trabajo de los sicólogos?

–La parte metal es importan­tísima. Para jugar fútbol tie­nes que ser fuerte de mente e inteligente. Los sicólogos ayu­dan un montón con charlas motivacionales.