El periodista Jorge Torres Romero, enviado especial del Grupo Nación a Nueva York, donde se desarrolla el proceso penal por supuestos sobornos contra ex dirigentes del fútbol sudamericano, indicó que le causó sorpresa ver el rostro del empresario Antonio J. Vierci en una de las pantallas de la Corte Federal de Brooklyn, donde se desarrolla el sonado caso conocido como FIFAgate.

Según el periodista, la Fiscalía exhibió la fotografía del acau­dalado empresario paraguayo en el marco del testimonio brindado por Nelson Sana­bria, ex secretario de Juan Ángel Napout, mientras este se desempeñaba como titular de la Conmebol. El ex funcio­nario reconoció al de la foto­grafía y se limitó a señalar que lo vio en algunos eventos de la Conmebol y que en una opor­tunidad lo llamó vía telefó­nica, aunque sin precisar de qué y por qué.

Luego de que los propios fis­cales de la Corte de Brooklyn instalaran la sospecha contra Vierci, quedaría dilucidar si se iniciará o no una investiga­ción contra el propietario de Telefuturo y Última Hora."La interrogante es si la Justicia de los EEUU (a través de sus fiscales) va a convocar a Vierci para testificar, a dar algún tipo de explicación sobre esto" luego de las declaraciones de los testigos en donde surgen vinculaciones entre Ciffart (la empresa de Vierci), Full Play-Datisa y la Asociación Para­guaya de Fútbol (APF), señaló Torres, desde Nueva York, en un contacto con la emisora 970 AM.

"Sin dudas que la justicia nor­teamericana está poniendo el ojo sobre él (Vierci)", agregó Torres, quien recordó cómo era el esquema de coimas que salpica a la dirigencia del fútbol regional. Este esquema fue un trabajo en conjunto de tres de las mayores empresas de com­pra de derechos deportivos de América: Torneos (de Ale­jandro Burzaco), Traffic (del brasileño José Hawila) y Full Play (de los argentinos Hugo y Mariano Jinkis). Tras un con­flicto de intereses, decidieron aliarse creando la empresa lla­mada Datisa en el 2014.

Con esta empresa, tras un acuerdo con la Conmebol, compraron los derechos de la Copa América por 4 edi­ciones: 2015, la edición Cen­tenario 2016, 2019 y 2023. Hay fuertes sospechas de que este acuerdo habría estado acompañado de un supuesto esquema de pago de sobornos a los presidentes de la Con­mebol y de las asociaciones de fútbol de cada país, por un total de US$ 110 millones.

Datisa luego vendía los dere­chos a diferentes empresas de cada país. En Paraguay, una de las empresas que ofrecía los derechos de transmisión por radios a las cadenas loca­les era Ciffart Sport.

Torres deslizó algunas llama­tivas implicancias. Recordó que la mención al empresario paraguayo en el caso FIFAgate es porque se "presume que hay un vínculo muy estrecho entre Full Play (la que habría pagado sobornos a los dirigen­tes deportivos) y Ciffart del Grupo Vierci".

"Lo que llama la atención es que Ciffart estaría implicada en toda esta cues­tión de sobornos. No es una mera coincidencia que Ciffart sea Traffic al revés. Traffic es otra empresa implicada en los sobornos", recordó .

El periodista se pregunta por qué le pagaría la empresa Full Play a Napout si en Paraguay el trato era con Ciffart. "Son interrogantes que surgen y cobran fuerza", apuntó para agregar luego que todos estos testimonios están basados en la declaración de los testigos claves.