Si bien llega sin con­vencer demasiado en lo futbolístico, Cerro Porteño no se ha des­pegado de la parte alta de la tabla y hoy más que nunca necesita ganar para inten­tar tocar la cima del Clau­sura. Con una victoria ante Trinidense y una "manito" de Libertad ante Luqueño, el Ciclón se colocará en lo más alto provisoriamente, aguardando lo que pase en los demás partidos.

Aunque Triqui es el peor equipo del año, en el segundo torneo ha remontado nota­blemente con la conduc­ción de Jara Saguier. Viene de tumbar a Guaraní en su propia toldería y a pesar de que tiene pocas chances de seguir en Primera, no quiere desprenderse de esa ilusión.

Leonel Álvarez decidió darle descanso a los selec­cionados (Rojas y Silva), que ya se acoplaron y anuncia el mismo once que viene de vencer a duras penas a General Díaz, ya sobre tiempo de adición.

Santiago Arzamendia seguirá siendo el lateral zurdo y Josué Colmán, la gran figura del último juego, se ganó nuevamente el lugar de Sub 19.

Haedo y Churín será otra vez la dupla en ataque, mientras que Alfio Oviedo aguardará de nuevo su oportunidad en el banco. Trinidense no cambiará mucho, pero quiere mayor equilibrio en el medio y por eso se anuncia la vuelta de Esteban Ramírez, en lugar de Alex Álvarez, quien tiene más alma de atacante que de volante.

Al equipo de Jara Saguier lo único que le puede seguir dando vida es ganar, otro resultado no le sirve.