Paraguay sacudió Colombia y des­colocó a propios y extraños en el clasificato­rio sudamericano, con un épico triunfo en Barran­quilla. La victoria era obli­gatoria para seguir con vida, pero de la manera en que se dio, el valor de ese festejo multiplicó las emociones y ni qué decir la motivación para salir a demoler el mar­tes a Venezuela.

El primer gran paso está hecho, que fue ganarle a Colombia de visita. Pero la tarea tendrá que ser coro­nada en Sajonia ante la Vino­tinto, que viene sin perder hace tres partidos y que pro­mete quebrantar la ilusión guaraní.

Las matemáticas ya son muy complicadas para la Albirroja. Cumpliendo en casa, hay una gran variante de resultados que lo puede llevar al Mundial. Un par de combinaciones lo puede ubicar incluso en la cuarta posición y siendo un poco más pesimista, quedaría en la quinta plaza, que tiene una escala más hacia Rusia 2018 y es Nueva Zelanda, que espera hace rato en el repechaje.

LO QUE CONVIENE

Uno de los resultados prio­ritarios para la Albirroja es que Brasil dé una mano y le gane a Chile. Con ello se ase­gura como mínimo el quinto lugar, ya que Perú y Colom­bia se enfrentan en Lima y sea cual fuera el resultado, una de las selecciones que­dará fuera.

Si La Roja logra empatar o imponerse a la Canarinha, hay que esperar que Argen­tina no saque más de un punto en la altura de Quito ante Ecuador. La selección fue recibida a tempranas horas por una multitud en el aero­puerto y se espera un Defen­sores a rebosar para el mar­tes. ¡Todos juntos, podemos!.