Visiblemente emo­cionado y con la voz ronca por el gol agónico de "Tony" Sanabria, Francisco Arce apareció en la conferencia de prensa para exponer los motivos por los cuales Paraguay pudo derro­tar a Colombia anoche en Barranquilla.

Antes de hablar de lo táctico, que quedó casi en segundo plano por lo emotivo de la victoria, Arce aseguró que no es fácil sacar del camino a Paraguay. "Para matar­nos tienen que arrancar­nos el corazón. Estuvieron cerca, pero no pudieron", dijo el entrenador albi­rrojo, a quien le respondie­ron sus dos apuestas: Óscar "Tacuara" Cardozo y Anto­nio Sanabria.

El entrenador destacó que la forma en que se dio el triunfo describe la característica del paraguayo. "La manera en que lo ganamos es un sím­bolo de lo que es el país: mucha lucha, mucho sacri­ficio y mucha entrega. Así somos nosotros", expresó. Contó además que en el ves­tuario hubo muchos llantos de alegría, especialmente de los jóvenes, quienes con el peso de los partidos y los resultados van adquiriendo lo que se necesita para defen­der la camiseta albirroja.

El grito de todo un país. Richard Ortiz, arrodillado, festeja el triunfo y se une a él Rodrigo Rojas.
El grito de todo un país. Richard Ortiz, arrodillado, festeja el triunfo y se une a él Rodrigo Rojas.

Sobre lo táctico, Arce dijo que el equipo estuvo desor­denado por momentos, pero que realmente Colombia no lo hizo sufrir tanto en el 0-0. "En el segundo tiempo nos arriesgamos en los cambios porque no nos quedaba de otra y la magia del fútbol hizo que ganemos un partido que parecía imposible", dijo el DT.

Sobre el final y antes de dejar la conferencia para comenzar a prepararse para el retorno al país, Francisco Arce quiso dejar en claro que él es "para­guayo puro, de verdad y con 12 años de selección, contando los de jugador y los de entre­nador.

Es la segunda oportu­nidad que me dan para diri­gir a la Albirroja y va a ser un regalo enorme poder llevar a mi país a un Mundial". Y está cada vez más cerca de conse­guir ese regalo. ­