Después del angustioso, pero robustecedor triunfo 2-3 en Luque sobre Luqueño por el torneo local, la delegación de Cerro Porteño va hoy (5:00) a Colombia en busca de una hazaña internacional. Debe ganar o empatar con goles de visitante al Junior de Barranquilla el martes y de ser así logrará una histórica clasificación a los cuartos de final de la Copa Sudamericana. Un empate sin goles que se registró en ocasión del juego de ida en Barrio Obrero. El clasificado enfrentará al ganador de la llave brasileña de octavos entre Sport Recife y Ponte Preta.

El viaje incluye un largo y cansador periplo en vuelo comercial. La odisea incluirá la salida desde Luque, Lima, Bogotá hasta llegar hoy a última hora a la calurosa Barranquilla, donde oficia de local Junior, que es dirigido por el entrenador Julio Comesaña (alguna vez estuvo en Guaraní), que lo tiene también al centrodelantero paraguayo Roberto "Búfalo" Ovelar (ex Cerro Porteño), además del estelar Teófilo Gutiérrez. Otra de sus figuras es Yimmi Chará.

La novedad más resaltante en la lista de viajeros del Ciclón se llama Víctor "Topo" Cáceres. El volante se lesionó estando al servicio de la selección albirroja. El entrenador Leonel Álvarez lo lleva porque está recuperado y listo y para jugar.

De hecho, Cerro lleva el mejor potencial disponible, entre los que también aparecen Diego Churín, Álvaro "Palito" Pereira, Julio Irrazábal y Nelson Haedo Valdez.

El que no está disponible es el argentino Christian Insaurralde (el hombre de los goles raros), quien ya jugó por otro club (O'Higgins de Chile) esta edición de la Copa Sudamericana y por reglamentación ya no puede alistarse en filas del Ciclón.