La Fundación Paraguaya realizó este último fin de semana, su tradicional Foro de Emprendedores Paraguay (FEP), en el Hotel Cerrito, en Cerrito, Benjamín Aceval.

El encuentro tuvo la denominación de "Generación E" y fue el tercer FEP realizado este año, luego del primero en Encarnación y agosto. Este es el año 18 en que se llevan a cabo estos encuentros donde se busca potenciar el emprendedurismo en los jóvenes paraguayos.

En ese sentido, el FEP se convirtió en un espacio de reflexión e interacción para que los participantes puedan desarrollar sus habilidades de líderes y emprendedores.

Entre las principales actividades, los jóvenes, de entre 15 y 25 años, realizaron trabajos en equipos para identificar y crear oportunidades de negocios, actividades de integración, show de talentos y una fiesta de cierre.

"Vamos a encontrar acá las herramientas para ser los arquitectos de nuestro propio destino", señaló Bruno Vaccotti, Gerente de Educación Emprendedora de la Fundación Paraguaya.

El Foro de Cerrito contó con la presencia de 200 participantes, que durante los tres días, potenciaran sus habilidades, se capacitaran para idear planes de negocios, además de participar en charlas simultáneas, emprendimientos grupales, desafíos, juegos y mucha diversión.

Además, el encuentro quiso ser un espacio para capacitar en el aspecto emocional e intelectual, motivar al logro de metas e ideas individuales y colectivas, así como compartir experiencias y hacer nuevas amistades.

Varios charlistas se presentaron ante los jóvenes para darles su visión de los negocios, del liderazgo, de la vida misma, en base a sus experiencias, y como de las adversidades, uno puede crear oportunidades. Algunos de estos fueron el caricaturista Caló, Denis Rodríguez, de Rod Cycles, Ximena Mendoza, de Mboja´o, Karina Moreno, de Itau, Joe Giménez, de El Cantaro, y Aramí O´Hara, de Escuela Gastronómica O´Hara.

"Uno tiene que saber cuánto vale y saber cuánta capacidad tiene", refirió Aramí O´Hara, en un mensaje a los jóvenes de que salgan a buscar su lugar en el mundo, mentalizándose de que cada uno lo puede hacer.