Bajo el título "Cinco datos clave sobre la transformación del empleo en Paraguay" el Banco Mundial publica algunos de los resultados revelados en el estudio "La transformación dinámica del empleo en Paraguay".

Uno de los descubrimientos más relevantes tienen que ver con que la economía paraguaya ya no solo se basa en la agricultura.

El sector servicios está creciendo cada vez más y eso se traduce en la oferta laboral: la mayor parte del crecimiento del empleo se concentró en el comercio, representando el 40% de los nuevos empleos netos, seguido de los servicios públicos con el 20%.

Formalización

Se duplicó la creación de empleos formales con respecto a los informales. "Entre 2008 y 2015, se añadieron 372.000 puestos de trabajo formales, en comparación con 179.000 informales (en términos netos), y la tasa de informalidad se redujo del 79% al 71% en menos de siete años", destaca el informe.

El crecimiento en el empleo formal, junto con un incremento en los ingresos, ayudó a reducir la pobreza extrema del 21% en 2003 a menos del 10% en 2015, según el BM.

Se proyecta que entre 2015 y 2030 la población económicamente activa aumentará en 990.000 trabajadores y se necesitarán 66.000 nuevos puestos de trabajo cada año, lo cual es posible si se mantiene la tasa de crecimiento anual en un 3,7 por ciento.

Crecieron los empleos y aumentó la productividad, con un promedio del 2,3% al año, liderado por el sector agrícola en la primera parte de la última década, a lo que se han sumado ahora otros sectores que han cobrado impulso como servicios de transporte, comunicaciones, finanzas y bienes raíces.