El Ejecutivo promulgó la ley que prohíbe la publicidad no autorizada por los usuarios de telefonía móvil, con la que se otorga al usuario la autorización a decidir si quiere o no recibir algún tipo de publicidad, en su teléfono celular.

El proyecto fue sancionado por el Congreso en mayo de este año y fue promulgado por el Ejecutivo la semana pasada.

La normativa establece un registro de protección contra los abusos que se producen en el procedimiento de contacto, con fines promocionales, de oferta, compra y venta de bienes y servicios, para usuarios del servicio de telefonía móvil.

En dicho registro se podrán inscribir las personas físicas y jurídicas, titulares de telefonías, que manifiesten su voluntad de no ser contactados para fines publicitarios y/o promocionales.

Además plantea que en caso de que las empresas continúen con las iniciativas de intentar ponerse en contacto con el usuario, a pesar de estar inscripto en el registro, serán sancionados de forma económica.