Con 21 años de experiencia en el rubro de la formulación y fraccionamiento de defensivos agrícolas, la empresa Agrofuturo Paraguay SA se prepara para conquistar nuevos mercados en el exterior, ofreciendo una variedad de productos que cumplen con elevados estándares de calidad.

"Agrofuturo Paraguay SA fue fundada en el año 1996, por mi padre, el doctor Claudio Pusineri de Madariaga", relató Claudio Pusineri, actual director y gerente Comercial de la firma nacional que, recientemente, celebró 21 años apostando por el desarrollo del agronegocio en el país.

¿Pero cómo surgió la idea? Como la química industrial formaba parte del día a día del doctor Pusineri, a él se le ocurrió que podría crear su propio negocio. Así fue que vio en los agroquímicos un nicho con gran potencial, y, más aun, porque en ese entonces el mercado era incipiente.

En sus inicios funcionó como empresa unipersonal con el nombre de Agrofuturo; luego en el 2001 pasó a ser una SRL y en el 2005 se constituyó en SA. Lo resaltante de esta historia es que lo que comenzó con apenas 4 productos, hoy supera los 100 artículos. Pero eso no es todo, en Bolivia tiene 30 productos registrados, en Colombia 10 de ellos se encuentran roceso de obtener el registro correspondiente y, por si fuera poco, ahora dirigen su mirada al mercado uruguayo.

Agrofuturo. La capacidad productiva anual de la planta ubicada en Chaco'i es de 15 millones de litros de agroquímicos que se dividen en insecticidas, fungicidas, herbicidas y fertilizantes.

Las razones de esta acelerada expansión son más que obvias y todas se centran en la inversión que realizan sus directivos. A esto se suma el afán que tienen de satisfacer siempre la demanda de sus clientes y estar siempre a la vanguardia. Prueba de ello es que no escatiman en adquirir tecnología de punta, capacitar a sus colaboradores, aumentar la calidad de sus productos y, sobre todo, proteger el medio ambiente.

Si hablamos de calidad no podemos dejar de mencionar su moderno laboratorio, equipado con tecnología de última generación. Allí los productos son sometidos a rigurosos análisis para garantizar la calidad de los mismos. Precisamente, este hecho le valió a la empresa ser certificada con las normas ISO 17.025, ISO 9.001 e ISO 14.001( de gestión ambiental).

Acciones con impacto. El cuidado extremo de cada uno de los detalles así como el respeto que guardan hacia el medio ambiente, hacen que la compañía sea reconocida a nivel local y goce de buena valoración en los más importantes mercados internacionales.

En este sentido, Claudio reveló que a pesar del alto costo que representa para la empresa utilizar fórmulas y componentes amigables con el medio ambiente, ellos optan por hacerlo, para que los cultivos crezcan sanos y fuertes, y para que las personas que manipulan estos productos no corran riesgo alguno.

La gestión de los residuos constituye otro aspecto importante de la compañía. "Tenemos una incineradora de residuos sólidos y también una trituradora de envases plásticos que utilizamos para reciclar los recipientes que contienen agroquímicos. Así disminuimos nuestro impacto en el medio ambiente", destacó el directivo.

Próximos desafíos. Conquistar nuevos mercados forma parte de las aspiraciones del empresario, quien adelantó que, de aquí a cinco años, apuntan a tener presencia en cinco países de Sudamérica. "Actualmente, tenemos sucursales en Bolivia y Colombia, además de nuestra casa matriz ubicada en Paraguay, pero apuntamos a seguir creciendo en cantidad y calidad de productos. Creemos que en el país podemos triplicar nuestra capacidad productiva y así captar nuevos nichos", puntualizó.