En 1913, el marqués belga Robert de Wavrin cometió el error de disparar a unos niños que ingresaron a lle­var nueces del huerto de su castillo. La corte lo sentenció a un año de prisión, pero el aristócrata, por entonces de 25 años, decide huir a Suda­mérica. Estando en Para­guay se entera de que estalló la Primera Guerra Mundial y vuelve a Europa, en 1917, como voluntario.

Tras desmovilizarse en 1919, la aventura sudamericana le inspira inmediatamente a retornar al Amazonas; aun­que esta vez con una cámara de cine, de 40 kilos, de la compañía cinematográfica Gaumont. Desde una misión evangélica anglicana ubicada en Concepción comienza una gran travesía, retratando a tribus indígenas del Chaco, incluyendo algunas desapa­recidas como los parecis; llega a Bolivia y también va hacia Brasil.

En 1924, ese recorrido se convierte en la película "En el centro de la América del Sur desconocida" ("Au centre de l'Amérique du sud incon­nue"), de 39 minutos de dura­ción; que casi cien años des­pués constituye en el registro de imágenes cinematográficas más antiguas que se han con­servado sobre el Paraguay, su geografía y sus habitantes.

El próximo jueves 25 de enero, a las 19:00, en el Archivo Nacional de Asun­ción (Mariscal Estigarribia esquina Iturbe), se proyec­tará "En el centro de la Amé­rica del Sur desconocida", con acceso libre y gratuito; acompañado de "Venezuela, pequeña Venecia" (1937, 53 min.), también de Wavrin.

Será en el marco de la mues­tra de cine "El marqués de Wavrin – América del Sur hace 90 años", que organi­zan la extensión del 26º Fes­tival Internacional de Cine de Paraguay, la Fundación Cinemateca del Paraguay y la Secretaría Nacional de Cul­tura. Entre el miércoles 24 y viernes 26 se proyectarán las cinco películas que integran la caja editada por la Cine­matek de Bélgica. Abrirá con "Marqués de Wavrin, del cas­tillo a la selva" (2017, 85 min.); y el viernes concluirá con "En el país de Scalp" (1931, 72 min.) y "Entre los indios hechiceros" (1934, 31 min.).