Estocolmo, Suecia. AFP

¿A quién le darán el Nobel de Literatura, después de a Bob Dylan? Aunque a la Academia Sueca le gusta sorprender al mundo con su elección para este galardón, este año, preo­cupada por su reputación, parece dispuesta a optar por un fallo más tradicional.

Tanto en los cenáculos críticos como en los cafés no se oye otra cosa, para suceder al trovador de Minnesota, cuyo premio en el 2016 le costó duras críticas a los guardianes del templo Nobel, se optará por una elec­ción de consenso, que se hará pública hoy.

"La Academia es en reali­dad una sociedad muy dis­creta y no debemos esperar nada sensacional" este año, considera Clemens Poellin­ger, crítico literario del dia­rio Svenska Dagbladet. Tras Gao Xingjian en el 2000 y Mo Yan en el 2012, un escritor en lengua china, Yan Lianke –laureado con el premio Franz Kafka en el 2014, como otros Nobel (Elfriede Jelinek) o nobeles en potencia (Phi­lip Roth, Amos Oz, Haruki Murakami, Claudio Magris)– se perfila como favorito.

En una lista tan larga como incierta, figuran nombres recu­rrentes, como los del keniano Ngugi wa Thiong'o, la cana­diense Margaret Atwood, el francolibanés de origen sirio Adonis o el mencionado Magris, italiano.

El lauro de Dylan, que tardó varias semanas en reaccionar y que no acudió a la ceremonia de entrega de premios, hizo correr ríos de tinta, por lo que los 18 académicos este año pro­bablemente se decanten por un literato más ortodoxo.

"Lo que pasó el año pasado fue verdaderamente particu­lar. Creo que este año tendre­mos un novelista o un ensa­yista hombre, oriundo de Europa. Exactamente lo con­trario de Bob Dylan", vaticina Björn Wiman, director de las páginas de cultura del diario Dagens Nyheter.

El portugués Antonio Lobo Antunes y el albanés Ismail Kadaré tendrían muchas posi­bilidades, según él: "podría­mos decir que 'por supuesto, merecían el premio, no hay nada que objetar'".