• Por Richard Moreira
  • @moreirapy

Es la cabeza de Aleph Media y Arco Libre, una de las productoras más importantes y prolíficas de la Argentina y hacedor de éxitos como "El lado oscuro del corazón" o recientemente "El ciudadano ilustre". Gracias a su iniciativa, logró una alianza con HEi Films para empezar a explorar proyectos cinematográficos en Paraguay. Uno, "Gracias Gauchito" ya comenzó la semana pasada y hay otro que se hará el próximo año. En esta entrevista, Fernando Sokolowicz destaca cómo esta alianza entre el cine de su país y el de Paraguay tendrá un cambio de paradigma en cuanto a la producción.

– Nos comentaban de tu interés por este guión. ¿Por qué te interesó la iconografía religiosa como tema de un largometraje?

– En principio es un guión muy bien logrado. Es bello, porque está contando una historia. El Gauchito es un mito en la Argentina, como en el resto de la región. Lo es acá y en Brasil. Pero es un mito que no se conoce la historia, se conoce la foto, la estampa que se ha hecho de él, pero no se conoce la historia. Es un personaje interesante por su lucha, por sus pasiones, es una combinación de un Robin Hood de la región. Es correntino. Una persona que fue un renegado del Ejército, con mucha pasión por las mujeres y por todo eso, lógicamente, es un personaje muy interesante.

– De haber sido un líder en su tiempo, ¿en qué momento se convierte en mito, en alguien digno de veneración incluso?

– Es venerado hoy en Corrientes y en toda la zona. Es él a quien los conductores se encomiendan en el tránsito para evitarse accidente. Estos son los mitos que el pueblo va generando, que van de generación a generación. Vamos a intentar que el estreno de la película coincida con el 8 de enero, que es la fecha en el que miles de personas en Mercedes se congregan para venerarlo. Ese es el desafío.

– Ya trabajaste con el director Cristian Jure?

– Sí, trabajé con él. Conozco su filmografía, además hicimos juntos "Alta Cumbia", que fue un docu-ficción, que irrumpió con la crisis argentina del 2001, y que fue una respuesta de los sectores populares a lo que estaba sucediendo con el desgobierno de esos años. Él, al ser un antropólogo, tiene una mirada muy particular.

– Jure es el autor del guión, no? Cómo será la filmación en Paraguay?

– Es un guión 100% de él. Es su investigación y es un trabajo muy interesante aún para el libro. El lunes pasado empezó el rodaje, y se dieron situaciones muy especiales con respecto a la historia y al film. Había distintas locaciones posibles, y apareció una en particular la semana pasada que llenó las expectativas. Allí se filmarán las escenas que de no haber sido por el sitio llevaría hacerlo en 3 o 4 lugares distintos. Para algunos es el Gauchito.

– ¿Cuál es la participación paraguaya?

– En la actuación hay mucha actuación paraguaya, es mayoría. Argentinos hay apenas un par, los demás son todos paraguayos. En el equipo técnico hay argentinos que son cabezas de equipo, que en realidad irán formando en esas áreas a gente de aquí, de Paraguay, para terminar de consolidarlos en sus respectivas áreas.

– ¿Esta es la primera coproducción que realizan aquí?

– Sería la primera con Paraguay, de nuestra productora, Aleph. Estoy conforme porque creo que ambas partes apuntan a una estrategia más allá de esta película. Estamos cerrando con la distribuidora Filmagic, para hacer la distribución de las películas que haremos aquí, no sólo "Gracias Gauchito".

– Tienen también pensado una serie de ficción, no?

– Estamos estudiando dos distintas versiones de guión. Una serie tiene un recorrido más largo, pues la misma no se financia como un modelo como el de cine, sino hay que ir más allá, como la búsqueda de canales como HBO, Fox, Amazon, Netflix, se tienen que presentar pilotos, y si a ellos les interesa la idea. Son proyectos de 2 o 3 años, pero estamos pensando en una serie para el 2019.

– Por qué te apasiona el cine? Se puede vivir del cine?

– En Argentina, sí. Y en parte es gracia a la política de la ley de cine de allá. Somos la productora que más películas hace y sí, nosotros vivimos del cine. Al año sacamos alrededor de seis largometrajes. Oscilamos entre 5 y 9, que sería en el mejor de los casos.

– Está dinámica que van a imprimir en Paraguay, con productores asociados, ¿hará que se acorten los tiempos en la producción local?

– No tengo dudas que lo va agilizar, en principio porque esta película y la siguiente van a generar conciencia del proyecto de ley de Cine, porque cualquier ley es bienvenida, hay muchos modelos pero cada país se adecua a su idiosincrasia. En México y Brasil son fondos públicos pero no fondos públicos del tesoro de forma directa. Son captaciones culturales, si el film es declarado de interés cultural esto sirve para llevar este sello a las empresas privadas, que ven en esa inversión en el cine una forma de desgravar sus utilidades, es un modelo que funciona bien en estos países.

– Funciona bien afuera, pero aquí en Paraguay aún se acude mucho al apoyo privado…

– Sí, tiene que ver más que nada con un desgravamen. Es similar al modelo americano, donde la gente puede destinar un porcentaje de su impuesto a ONGs, en este caso a la industria del cine.

– ¿Cuántas películas harán en asociación aquí?

– Serían hasta tres películas. El próximo film, que el guión está muy avanzado, es 100% nacido en Paraguay. Lo hacen otros. Es una historia que sucede en Paraguay y habría una posible codirección mayoritaria paraguaya y un codirector en Argentina.

– Hacer película en Paraguay no es una empresa barata. La más costosa y que tuvo beneficios, “7 Cajas”, rondó el millón de dólares. Cuánto costará Gauchito?

– Cuando hay coproducción, es decir, dos o más países, el costo aumenta un 10% a 20%, porque allí hay que solventar el desarraigo de una persona. Cuando hay coproducción las inversiones son menores pero también lo son los riesgos. "Gracias Gauchito" costará un millón de dólares.

– Con esta producción, esta alianza argentino-paraguaya, ¿se abre una nueva era de nuestro país y su cine?

– Evidentemente esta película dará que hablar. Gauchito es un film de género, que tiene un costo económico bajo, y posee un vestuario maravilloso que trajimos de la Argentina. Es un proyecto ambicioso. Lo que cambia es la formación de técnicos, las oportunidades de trabajo de los actores, tanto los de acá como los de afuera.

Cuando el actor puede ir más allá de su frontera, pero trabajando en productos de su país lo más continuamente, capitaliza el conocimiento en productos locales. Eso significa afianzar la cultura del país, significa buscar nuevas audiencias al cine, porque hay gente que se va a identificar con su historia.

La próxima película es una película paraguaya, es un desafío y que va a trascender totalmente, va haber un antes y un después…

– Especialmente en aquello de acelerar los procesos de producción…?

– El modelo de las dos películas es un modelo de gran esfuerzo de un equipo de gente que trabaja años, es el modelo industrial, uno que acelera mucho los tiempos y que vamos a implementar acá.

Allí cada uno cumple su rol, el desarrollador es desarrollador, el director cumple de director, el productor ejecutivo hace lo suyo; es una decisión más compartida de conocimiento. Pero sí, es un cambio de paradigma, tiene que cambiar esa mentalidad.

PERFIL

Fernando Sokolowicz
Fernando Sokolowicz

En el cine : Sokolowicz fue productor ejecutivo de varias películas de éxito en la década de 1990, como "El lado oscuro del corazón", "La nave de los locos", "América mía" y "Operación Fangio".

Fue productor ejecutivo de "Hasta la victoria siempre" (1997). Recientemente recibió el Goya 2017 como mejor película iberoamericana por "El ciudadano ilustre".