Los fiscales Alberto González y Martín Cabrera realizarán la reconstrucción de hechos del presunto hurto de unos G. 300 millones, ocurrido la mañana del 27 de julio del año pasado, cuando asumió la administración judicial de Autores Paraguayos Asociados (APA), el interventor Librado Sánchez. Según el testimonio de dos testigos, ex directivos de la entidad habrían ordenado el retiro a escondidas del dinero en efectivo de Caja. El arqueo y la pericia forense contable revelaron que solo se dejaron G. 300 mil, en monedas.

Por esta causa, que incluye el sabotaje al sistema informático, fueron imputados el ex presidente Alcides Roa y el ex secretario general Luis Barrientos, así como otros cinco ex empleados, y la contadora Silvia Franco. En mayo pasado, la Fiscalía amplió la imputación al ex director administrativo Antonio Roux Vargas y a otros 12 ex directivos por lesión de confianza.