Uno de ellos es un “viejo conocido” , Nicodemus Espinosa. El otro, Alejandro, es el joven hijo de su padre. Juntos, llevan adelante el trabajo de una revista bimensual, en la que publican trabajos de jóvenes y no tan jóvenes del comic. Y dicen que las cosas están yendo muy bien.

  • Por Marycruz Najle
  • FOTOS: Agustín Acosta

“Nos animamos a salir con El Bachenauta a la calle, pero lo hacemos en forma muy seria y cuidada, no así nomás. Hasta ahora, todo nos está saliendo muy bien y podemos decir que es un éxito porque estamos trabajando con talentosos creadores que tienen un espacio nuevo en el que mostrar sus trabajos y destacarlo”. Las palabras son de Nicodemus Espinosa “con S”, como aclara él mismo, un “veterano” del mundo de la historieta y el humor gráfico. Padre él de Alejandro, “Ale” su actual socio de trabajo en la puesta en marcha de la revista bimensual de humor e historietas que ya lleva en la calle dos números y está a punto de entregar la tercera edición. Una cuidada revista en lo que se refiere al diseño y calidad de impresión, que contiene historietas, relatos, columnas de humor y hasta un poster central, realizadas por autores reconocidos y nuevos valores del rubro.

DE PUERTAS ABIERTAS

“Nosotros nos tiramos a la pileta, pensando en que conocíamos el trabajo de varias personas, especialmente jóvenes, increíbles y con una calidad impresionante de trabajos, que no tenían oportunidad de ver la luz, más allá de las redes sociales en las que publicaban sus trabajos sin tener la posibilidad de que queden éstos reflejados en publicaciones impresas” –explica Nico– “Entonces pensamos que si trabajábamos bien, planificando y cuidando los costos, podríamos convertir al proyecto de una revista de comics realmente auténtica para rescatar del olvido o de lo efímero a tanto talento disperso”. “Hasta ahora, lo había hecho solamente Javier Viveros, con un proyecto muy importante de Comic pero con un estilo más ligado a la historia y sus sucesos; un trabajo de gran éxito y resonancia”, dice Nico.

Y así se lanzaron. Alejandro, insiste en la profesionalidad con la que encararon la tarea “Primero, organizamos el plan y la factibilidad económica. Teníamos que crear un proyecto sustentable en el tiempo y con la mirada puesta en la factibilidad de darle espacio a los creadores. Un espacio de puertas abiertas, sin pedidos ni censuras previas con la única consigna previa de que sean creativos y se esmeren en la calidad del trabajo que van a encarar. Por eso, es importante que hayamos arrancado de esa manera, impulsando este trabajo con la cabeza abierta a las diferentes propuestas de personas que sorprenden por la calidad de su trabajo y que, teniendo este nuevo espacio, lo aprovechan esmerándose en presentar trabajos de la mejor calidad”.

HISTORIETAS Y CÍA

Entre las propuestas de El Bachenauta, hay de todo y todo de buen nivel. “Melki, por ejemplo, un humorista que trabaja desde hace mucho tiempo en medios de comunicación, no tenía espacio para desarrollar su faceta de historietista y en El Bachenauta lo encontró”.

Ruwerman, Rubén Amarilla Castizo, es otro profesional de primera que sorprende desde las páginas de la revista. Y así, la cuestión se enriquece al máximo, con el aporte de gente de gran nivel, como el caso de los columnistas de humor, como González Maffiodo y trabajos como los de Rodrigo Carvallo Croskey, un experto en temas como el rock y sus menesteres. También el prestigioso dibujante Juan Moreno con sus exquisitas propuestas, está presente en El Bachenauta.

El poster central es un punto aparte en la propuesta. Por ejemplo, en los dos números publicados, se muestra el trabajo de Samuel Araya “Señor Pesadilla”, un dibujante que vive en el exterior y es consagrado. En otro número, el dibujo del poster central es de Roberto Goiriz, “Un día en el campo”.

Lo cierto es que la revista está llena de “nuevos talentos” y de “nombres consagrados” que comparten alegremente el espacio. Desde Moneco López y su bagaje de años hasta el trabajo conjunto de Eliana G. Ugarte como guionista de Gutti Barrios. También hay espacio para los cuentos o relatos con humor o no, que son parte ya de las propuestas de la revista que en el segundo número ya ha aumentado la cantidad de páginas (“pero no de precio”) dicen ambos responsables.

PARA LEER Y DISFRUTAR

Las revistas están disponibles en diversos espacios, como Servilibro, en la Plaza Uruguaya. En el Kiosco San Sebastián, un clásico sobre España. También está a un “tiro de piedra” de todos, porque al contactarse con Nicodemus (Nico) o Alejandro, pueden llamar y llegará la revista a las manos. “Tuvimos y tenemos mucho apoyo de los colegas y de la prensa”, dice Nico. “Por suerte, parece que la revista gusta y la gente te pide o comenta que leyó o está leyendo”. Y agrega : “Una de las cuestiones que más nos alegra, es que la gente opina con total libertad y recibimos mucho aliento por parte de los lectores”, explica. “Es importante eso, que nos cuenten por ejemplo que desde hacía muchos años, no leían una revista de historietas que se puede leer en varios días disfrutando de cada trabajo. El famoso “continuará”, es otra de las cuestiones que fascinan porque crea las condiciones para que el lector se “enganche” con las historias”, dice Nico. “Y para los más jóvenes, es la oportunidad de conocer de cerca a la historieta y sus autores, de acostumbrarse a leer y coleccionar las revistas”, dice Ale.

El precio del El Bachenauta, de 52 páginas y con ganas de seguir creciendo es de G. 35 mil. Un precio más que accesible para el mercado y con una tapa plastificada y un diseño e impresión muy cuidados.

“Hay que destacar –aclara Nico– “que no solamente está hecho por paraguayos, sino que las historias están ambientadas en nuestro país. Ahí está nuestro paisaje, las calles, los limpiavidrios, la noche asuncena, los personajes habituales, además de ciencia ficción y costumbrismo. “El Bachenauta” refleja lo que somos, con nuestro humor particular. Nada más y sobre todo, nada menos”.

La idea es crecer y convertirse en una publicación referente en humor y también en notas y relatos, como lo fue Humor y Satiricón de Argentina y hasta la misma Interviú, de España. Y, ahora sólo es cuestión de que la gente los siga apoyando.