Madrid, España | AFP |

Al día siguiente de recibir el premio Cervantes, el escritor español Eduardo Mendoza hizo este viernes una firme defensa de la enseñanza tradicional de la literatura y criticó que se la considere como un mero divertimento.

En un encuentro con la prensa en la Biblioteca Nacional de España, en Madrid, el autor afirmó que pese al auge de las redes sociales y la aceleración que conllevan, "poca cosa ha cambiado sustancialmente, porque todo eso es la periferia de la literatura".

El autor de novelas como "La verdad sobre el caso Savolta" o "El misterio de la cripta embrujada" se mostró crítico con la visión de la literatura como un entretenimiento.

"La literatura no hay que justificarla. La literatura ha de volver a ser lo que era antes, una asignatura, que te guste o no te guste vas a aprender el soneto de memoria, y si no, te quedas sin recreo, te suspendo y te voy a dar una paliza", dijo con una pizca de ironía.

En ese sentido, observó que hay algunos libros "horrorosamente aburridos" y "tremendamente difíciles", pero "que hay que leer, porque son muy buenos".

"Se está perdiendo la literatura en favor de la lectura, que es una cosa que sólo beneficia a la industria editorial. La literatura es otra cosa"; es "parte de nuestro desarrollo cerebral" y "nuestra forma de estar en el mundo, y hay que enseñarla de esa manera", añadió.

Mendoza, de 74 años, observó también que en las ferias del libro, como la que en mayo se celebrará en Madrid, los autores más en boga suelen ser "escritores mediáticos, cocineros, deportistas, de autoayuda, blogueros", si bien "al día siguiente, el libro que se venderá es el de siempre, la novela, el ensayo".

Mendoza recibió el jueves en Alcalá de Henares, cerca de Madrid, el premio Cervantes de literatura, considerado como el Nobel de las letras hispanas.
En su discurso defendió el humor como un género mayor, y describió su relación el Quijote, que leyó por primera vez siendo niño y le resultó "una revelación" para su vocación literaria.