Basta mirar cualquier medio de comuni­cación masiva de la región y también de otros países más lejanos, para percibir que en la actualidad el Paraguay es per­cibido como una realidad positiva que ha dejado de ser la eterna "promesa" para ponerse en mar­cha y lograr captar el interés de inversores.

Según lo expresado a este y otros medios, los industriales del rubro de la maquila, destacan que cada paso hacia adelante es un reconoci­miento largamente esperado al esfuerzo de un país para ganar su propio espacio. El motivo de esa valoración positiva provino de la informa­ción desde el Brasil que relata que numerosas empresas brasileñas están instalándose en Para­guay, así como desde otras regiones, se valora al país como la nueva "meca de las compras", debido a los buenos precios y a la cada vez mejor oferta de hotelería y de atención a los visitantes.

Días pasados hablábamos de la importancia que ha adquirido en el país el denominado "turismo de convenciones", un sistema que hasta no hace mucho, era casi imposible de soñar debido a la competencia de otros países de la región que cap­taban mayor cantidad de eventos, debido a su gran infraestructura y variedad de ofertas. Hoy por hoy, en esta parte del mundo, Paraguay se erige como la opción elegida a la hora de pensar en un evento corporativo, interinstitucional y otros como grandes congresos y reuniones mul­tilaterales, debido a que ha dado pruebas de su impecable desempeño y su capacidad para orga­nizar, sin fallas grandes eventos.

En el sector del turismo, una de las industrias o actividades que atraen divisas y también se basa en la capacidad de brindar experiencias posi­tivas a los visitantes, Paraguay ha crecido a un nivel antes impensado.

Ha dejado de ser el lugar en el que solo se permanecía unas horas o poco tiempo entre actividad y actividad, o compra en alguna ciudad de frontera, para ofrecer una gama amplísima de posibilidades dirigida a todo tipo de gustos, desde los más sencillos hasta los más sofisticados, con el valor agregado de un pai­saje singular, unas costumbres que encantan a los extranjeros y una variedad gastronómica a la altura de las mejores del mundo.

En el área de las industrias, especialmente la maquila, el crecimiento del Paraguay representa uno de los más llamativos de la actualidad en la región y el mundo. Numerosas empresas, espe­cialmente del Brasil, con su enorme capacidad de tecnología y expertise, eligen hoy en día insta­larse en el Paraguay, demostrando una confianza que es contagiosa, según explican sus represen­tantes cada vez que se les pregunta sobre el por­qué de esa decisión.

La posibilidad que ofrece Paraguay hoy por hoy es muy positiva para quienes buscan invertir en industrias. Según los últimos datos de la UIP, en el rubro de maquilas, en lo que va del año, supe­ran los 300 millones de dólares la inversión de empresas extranjeras en el país y se espera que al finalizar el 2017, la cifra haya trepado aún más. Recordemos que en 2016, el volumen de capta­ción fue de 313 millones de la moneda norteame­ricana, según datos aportados por la propia titu­lar de la Cámara de Empresas maquiladoras del Paraguay.

Estas cifras y las proyecciones han puesto en los titulares de los medios de la región y el mundo al país, como el gran elegido. Desde que en un importante medio masivo de comunicación extranjero se hablara del Paraguay como "el secreto mejor guardado de Latinoamérica", se ha avanzado mucho en el mundo de la maquila.

Hoy, el 75% de las empresas instaladas en el país como maquiladoras, son de origen brasileño y emplean a numerosos trabajadores, según consta en regis­tros del IPS. Inclusive, algunas han establecido como norma, singulares sistemas, basados en la realidad nacional, como empresas que priori­zan a las madres jefas de familia, por ejemplo. Se habla de más de 13 mil personas trabajando en la actualidad legalmente y con beneficios sociales.

Por ello, el Estado debe insistir en la senda de generar recursos que atraigan esa inversión como la energía renovable y fomentar la forma­ción de mano de obra técnica, así como apo­yar la educación tecnológica y la promoción de carreras ligadas a las distintas disciplinas de la ingeniería. La transparencia en el manejo de la cosa pública es otro de los pilares sobre los que se asienta ese interés en invertir que manifiestan a diario empresarios como los de Brasil, que viven una situación de inestabilidad y constante crisis en sus países.

Por ello es tan importante proteger esa ima­gen con políticas públicas adecuadas y también con el compromiso de la ciudadanía de apostar al trabajo y a la educación como base de un pre­sente con esperanzas y pasos concretos hacia un futuro cercano en el que la pobreza extrema sea solo un mal recuerdo para todos.