La organización que nuclea a los familiares de las víctimas del siniestrado supermercado Ykua Bolaños de Asunción dio su respaldo a lucha que emprenden los bomberos amarillos buscando transparencia.

La mala gestión de sus jerarcas estaba muy a la vista y justificaba su investigación, es que son aquellos que emitieron sospechosos dictámenes que favorecieron a los Paiva (los dueños del supermercado siniestrado), son aquellos denunciados hoy por todo tipo de delitos, aquellos que traicionaron arteramente la confianza de la comunidad a la que se deben y a los buenos y auténticos luchadores por la vida” dice parte del duro comunicado dado a conocer por la Coordinadora.

Miembros del directorio del Cuerpo de Bomberos Voluntarios del Paraguay.
Miembros del directorio del Cuerpo de Bomberos Voluntarios del Paraguay.

Esta organización reúne a varias agrupaciones de familiares de víctimas del supermercado Ykua Bolaños, cuyo incendio es considerado como la tragedia civil más grande de nuestro país, ya que en este siniestro fallecieron 400 personas, aquel fatídico 1 de agosto de 2001.

En cuanto a la mala gestión de los “jerarcas” de los bomberos, la Coordinadora se refiere a las denuncias sobre presunta corrupción en el Directorio Nacional del CBVP-amarillo que salieron en la prensa. Todo empezó con la serie “Bomberos en llamas” que La Nación publicó en setiembre de 2016 y que arrancó con la compra de equipos fantasmas que hizo el Directorio, bajo la presidencia de Rafael Valdéz, por casi G. 1.000 millones. La empresa que le “vendió” estos equipos pertenece a Daniel Aquino Rivas, comandante de los bomberos y miembro del propio Directorio. Después fueron surgieron varias denuncias más, como la utilización de balances de las compañías para justificar la del Directorio ante Hacienda, la compra irregular de neumáticos, entre otros.

Damos nuestro apoyo y voto de confianza a los valientes bomberos que se animaron a denunciar la podredumbre que hay detrás de un fin tan noble, y rogamos a la ciudadanía ser partícipes de la necesitada redención de una de las instituciones más respetadas en otros tiempos, a la vez vigilar con celo para que el proceso judicial no sea uno más de los amañados como es común en nuestra justicia” añade el documento.

En una carpa y un contanier, sin luz ni agua, estaban los bomberos de Ypané, al momento de las primeras publicaciones.
En una carpa y un contanier, sin luz ni agua, estaban los bomberos de Ypané, al momento de las primeras publicaciones.

Con respecto al trabajo de los bomberos voluntarios el día del incendio del Ykua, la Coordinadora dice que los rescatistas fueron los primeros en llegar al lugar, que arriesgaron sus vidas para salvar a muchas personas que los familiares saben que los bomberos hicieron todo lo que pudieron por salvar a más personas de aquel verdadero infierno.

Esperamos que este tiempo de destapes de “ollas podridas” también haga “rodar las cabezas” de los nefastos que usurparon tan importante organización de socorro” agrega la nota.

Audiencia pública

Esta noche, a las 19, se realizará una audiencia pública en la 2da. Compañía de Trinidad, en Asunción (Rio Pilcomayo c/ Capitán Rivas, detrás de la Facultad de derecho- UNA). La audiencia está organizada por varias organizaciones civiles y el objetivo es dar a conocer a todas las personas interesadas el destino de los fondos públicos que recibe el CPBV-amarillo, además de los aportes de la ciudadanía. Además, en la Audiencia se analizarán las constantes denuncias que se hacen contra el manejo financiero del Directorio.

Foto Gentileza
Foto Gentileza

Hasta el momento, la persecución contra los bomberos amarillos que inició el Directorio a través del tribunal de "Justicia" de la institución dejó como resultado 50 voluntarios sancionados en diferentes grados. Lo concreto del caso es que todos los que recibieron sanciones fueron aquellos bomberos que se animaron a denunciar casos o al menos, a hacer público sus reclamos con respecto a las denuncias que fueron saltando en contra del Directorio.

Actualmente, Rafael Valdéz y Mario Luis Gini, presidente y tesorero respectivamente del Directorio Nacional, están con una acusación fiscal por supuesta estafa y la utilización de documentos no auténticos. El caso está para ir a juicio oral y público.