Jerusalén, Indefinido | AFP.

La ministra israelí de Deportes Miri Regev felicitó este viernes a los yudocas de su país por sus éxitos en el Torneo de Abu Dabi, estimando que sus actuaciones fueron la mejor respuesta a la decisión de la organización de prohibir su himno nacional.

“Estas victorias israelíes en Abu Dabi son la respuesta del pastor a la pastora. Israel ganó mientras ellos trataban de mantener a nuestros deportistas en la sombra”, señaló Miri Regev en un comunicado publicado por su equipo.

El israelí Tal Flicker ganó el jueves la medalla de oro de -66 kilos en el ‘Abu Dabi Grand Slam’. Su compatriota Gili Cohen logró el bronce en -52 kg.

Israel había denunciado el 16 de octubre la decisión de la organización de no hacer sonar su himno y de prohibir a los representantes de este país portar símbolos que identificaran su origen.

La organización solicitó a los 12 yudocas que tenían que participar en el ‘Abu Dabi Grand Slam’ que no lucieran las tres letras IST en sus kimonos. Estas siglas fueron sustituidas por las de la federación internacional.

Cuando Flicker subió a lo más alto del podio, fue el himno de la federación internacional el que escuchó y no el de Israel. También fue esta bandera la que se izó. Entonces el propio deportista entonó el himno de su país.

- ‘Un ruido de fondo’ -

“Decidí cantar el HaTikva sobre el podio porque Israel es mi país. Estoy orgulloso de ser israelí y el himno de los campeonatos del mundo solo fue un ruido de fondo”, señaló en un vídeo publicado en internet.

Israel y Emiratos Árabes no mantienen relaciones porque los segundos no reconocen el Estado de Israel. Los deportistas de este país participaron en 2015 en el mismo torneo bajo las mismas condiciones.

“En todo el mundo se escucha el himno de Israel y se iza la bandera nacional, en todo el mundo salvo en la oscura y ansiosa escena de Abu Dabi, ajena al espíritu olímpico”, añadió la ministra de Deportes.

La organización del ‘Abu Dabi Grand Slam’ justificó su decisión invocando la protección de los deportistas israelíes contra eventuales manifestaciones hostiles, señaló la prensa de Israel.

La participación de deportistas de este país en competiciones internacionales provoca en ocasiones reacciones negativas o peticiones de boicot por parte de las organizaciones o deportistas árabes o musulmanes.

En los Juegos de Rio 2016 el yudoca egipcio Islam El Shehaby evitó estrechar la mano tras perder ante el israelí Or Sasson.

El judo es una disciplina muy popular en Israel. Or Sasson ganó una de las dos medallas de bronce de su país en Río.