Falta mucho, pero Paraguay está preparado para el próximo clasificatorio rumbo al Mundial 2022. Sea o no con Francisco Arce, la generación 93-94, acompañada por los Romero, Balbuena, Valdez y algunos nuevos que seguramente van a aparecer, la Albirroja dará mucho que hablar.

Ganaron roce, experiencia y un poco de frustración para fortalecerse y madurar completamente. Jugadores van a sobrar para volver a un Mundial, pero los directivos y el entrenador tendrán que ser los correctos para no truncar la consolidación plena de esta camada.

Si bien Antony Silva puede seguir ayudando, Roberto Fernández es el indicado para tomar el puesto. La defensa no habría por qué tocar demasiado, solamente buscar al sucesor de Paulo Da Silva, que está entre Bruno Valdez y Fabián Balbuena.

De recuperar ritmo, Robert Piris da Motta será el "6" indiscutible. Oscar y Ángel Romero, además de Miguel Almirón, tienen lugar asegurado para la creación, al igual que Tonny Sanabria, quien está para ser el nuevo dueño del gol guaraní.

Se espera que a ellos se sumen una camada más reciente, como la de Blas Riveros, Cristhian Paredes y Sergio Díaz.