De remontada, y aprovechando los nervios del rival, River Plate se impuso por 2-1 y dejó al Deportivo Capiatá fuera de toda posibilidad de avanzar las semifinales de la Copa Libertadores de América de fútbol femenino, que se disputa por primera vez en Paraguay.

Luego de tres días de pausa, por la intoxicación alimentaria que sufrieron jugadoras de casi todas las delegaciones, el certamen se reanudó este jueves en el estadio Luis A. Giagni, del club Sol de América.

La jornada correspondió a la segunda fecha del Grupo A, que arrancó con el duelo de entre el venezolano Estudiantes de Guaricó y el ecuatoriano Unión Española.

El marcador fue de 1-1, con tantos de Leury Basanta (17′) para las actuales subcampeonas continentales y de Giannina Lattanzio (67′) para las ecuatorianas, que de llegar con el rótulo de "las cenicientas", como reconoció su entrenadora, se volvieron en la piedra en el zapato de venezolanas y argentinas (le habían empatado a River con una menos).

Paola Genes había dio el primer grito de gol capiateño en la Copa, pero no alcanzó. Foto: Laura Morel.
Paola Genes había dio el primer grito de gol capiateño en la Copa, pero no alcanzó. Foto: Laura Morel.

Adiós al sueño

En el choque de fondo, Deportivo Capiatá estaba obligado a ganar para recuperar sus posibilidades de clasificar a semifinales, ya que en el debut habían perdido frente al Guaricó (2-0).

Las Escoberas comenzaron bien, ya que su defensora Paola Genes, que junto a la arquera Alicia Bobadilla fueron las más destacadas, inauguró el marcador cuando apenas iban tres minutos de juego.

Parecía que la victoria paraguaya podría darse esta vez. Sin embargo, con paciencia y buen manejo del balón, las argentinas fueron acomodándose en el campo y adueñándose del trámite de juego. Así fue que llegaron al merecido empate cuando iban 22 minutos, a través de María Birizamberri.

Ante esta situación, las capiateñas comenzaron a evidenciar demasiados nervios, ya sea por la falta de claridad en su juego o porque la árbitra peruana Elizabeth Tintaya no cobraba todas las acciones que reclamaban.

Con ese panorama, y el marcador igualado, las Millonarias ingresaron mucho más seguras en el segundo tiempo y necesitaron solo de trece minutos para anotar el tanto del triunfo. Nuevamente Birizamberri tuvo en sus pies la definición.

Ese gol prácticamente definió el partido, aunque aún faltaba demasiado por jugarse. Es que ni siquiera los cambios le dieron claridad y calma a Capiatá, de esta manera y sin punto alguno ya solo jugará por cumplir en la última fecha.

La clasificación del Grupo A quedó de la siguiente manera: Estudiantes de Guaricó y River Plate 4 puntos, Unión Española 2, Deportivo Capiatá 0. El domingo, en el estadio Adrián Jara (Gral. Díaz), Estudiantes enfrentará a River y Capiatá a Unión.