Historia casi repetida: mismo torneo, mismo escenario, mismos protagonistas, mismo desenlace.

Este sábado, en el estadio Héroes de Curupayty de la Unión de Rugby del Paraguay, Curda se coronó bicampeón del torneo Súper 8, al vencer por 33-22 a Luque Rugby.

A diferencia de la final del 2016 (triunfo por 18-17), el marcador fue más abultado. Pero esos once puntos de ventaja se lograron recién en los últimos dos minutos de juego, luego de que los luqueños hicieran lo mismo que el año pasado.

Curda ganaba cómodamente por 23-3 y el partido parecía estar resuelto. Pero así como en la final anterior, Luque reaccionó cuando iba 15-3 abajo, volvió a hacerlo este año. Tres try al hilo y dos conversiones lo pusieron a tiro de empate. Si hubieran convertido los dos puntos correspondientes al último try, habrían pasado al frente, pero el destino no lo permitió.

El Curda, que en toda la temporada había perdido un solo partido (ante Cristo Rey), reaccionó herido en su amor propio y con un try de Gonzalo Alvarado y otro de Matías Carbonatti, acabó con la ilusión luqueña.

"Somos campeones por el trabajo de todo el año. Desde el año pasado venimos buscando este título en equipo, no solo yo, sino los quince que entramos a la cancha", dijo Sebastián Urbieta, una de las figuras del conjunto universitario.

De esta manera, con dramatismo sobre el final, Curda se consagró bicampeón del Súper 8, conquistando igualmente el 27° título de su historia.