Moscú, Rusia | AFP, por Manuel CABELLO DUJO.

Posesión del balón, juego de toque desde la defensa, presión alta en la recuperación… Chile, con su 'Generación Dorada', ha hecho de su estilo de juego una identidad y un arma para ganar títulos y la Roja no piensa renunciar a ello en su objetivo de levantar la Copa de las Confederaciones.

Pese al sufrido triunfo ante Camerún en el estreno del domingo (2-0), el campeón sudamericano fue muy superior a su rival y mereció incluso haber decantado el partido antes de la pausa con un primer tiempo sublime, en el que pudieron verse todas las características de este equipo.

Una filosofía de juego, similar a la de la selección española ganadora de un Mundial (2010) Y dos Eurocopas (2008 y 2012), introducida en el fútbol chileno por el argentino Marcelo Bielsa y continuada después por sus compatriotas Jorge Sampaoli y Juan Antonio Pizzi, actual seleccionador de la Roja.

"Es indudable que con Bielsa hubo un cambio de mentalidad en el jugador chileno. Yo creo que Marcelo fue el gran revolucionario del fútbol chileno", declaró Pizzi, antes de viajar a Rusia para participar en la Copa de las Confederaciones.

Curiosamente, no fue con el 'Loco' (2007-2011) cuando llegaron los títulos, sino más recientemente, con la Copa América-2015 (con Sampaoli) y la Copa América Centenario-2016 (con Pizzi).

El buen desempeño de Chile en los últimos años le ha hecho ser considerado como uno de las mejores selecciones de la actualidad y la primera jornada de la Confederaciones no ha hecho más que conformar el estatuto de favorito al torneo.

El título de la Roja en Rusia es el que menos se paga en las casas de apuestas y varias de ellas dan como favorito a Chile en el próximo partido contra Alemania, el otro gran aspirante a la corona.

El equipo de Pizzi se ha ganado este estatus con la filosofía que le ha caracterizado en los últimos años. De los ocho equipos participantes en el torneo, fue el que más posesión de balón tuvo en el primer partido (63%, por el 59% de Alemania) y el que más pases dio (580 por los 554 de la Mannschaft).

– 63% de posesión y 580 pases –

Ese dominio se tradujo en numerosas ocasiones de gol, con 15 disparos al arco camerunés, solo superado por los 18 de Alemania ante Australia, y en pocas ocasiones concedidas (7 chutes por los 5 que recibió Rusia ante la modesta Nueva Zelanda).

La presión asfixiante sobre el rival, la velocidad en el juego por los costados y la movilidad permanente de los jugadores son otros aspectos que caracterizan el juego de la Roja y que no siempre se ven reflejados en las estadísticas.

Las cifras "nos dan tranquilidad" a la hora de afrontar a los rivales, pero eso "no incide en el favoritismo", comentó Pizzi tras el encuentro contra Camerún.

"El equipo tiene un carácter y una templanza como para saber que siempre puede buscar una ocasión de gol", incluso como cuando el rival planta cara, como sucedió al comienzo de la segunda parte contra Camerún.

"El tiempo ha demostrado que tenemos un estilo que nos hace ser competitivos ante cualquier rival independientemente del resultado",había advertido Pizzi antes del inicio del torneo.

El seleccionador alemán Joachim Löw no ha dudado en calificar a Chile, su rival el jueves en Kazán, como "uno de los mejores del mundo".

"Chile tiene un nivel diferente, tienen gran intensidad y habilidad, y lo mantienen durante los 90 minutos (…) Tienen un gran juego y fantásticos jugadores, su táctica es muy flexible, pueden cambiar cosas mientras están jugando", insistió.

El jueves, la Roja tendrá una ocasión histórica para reivindicarse ante la actual campeona del mundo.