• Por Michael J. De La Merced

En búsqueda de crecimiento, Unilever se aleja de la mayonesa y se acerca al maquillaje. El indicio más reciente del cambio que está realizando Unilever con el objetivo de alejarse de los productos consolidados ocurrió el 25 de setiembre, cuando anunció los planes para comprar Carver Korea, un especialista en el cuidado de la piel de origen asiático, en 2.270 millones de euros, o 2.700 millones de dólares.

El acuerdo también destaca la agresividad con la que el conglomerado británico-holandés impulsa su expansión en Asia, donde el mercado del cuidado de la piel ha crecido con rapidez. Según las estimaciones de Unilever, Corea del Sur ocupa el cuarto lugar dentro del mercado para el cuidado de la piel a nivel mundial. Además, las ventas de los productos de belleza de este país podrían alcanzar hasta 13.000 millones de dólares este año, de acuerdo con la empresa de investigación Mintel.

Tal vez lo más significativo es que los productos de belleza coreanos tienen cada vez más admiradores en otros mercados importantes, como China y Japón.

Unilever logró su adquisición a pesar del enfriamiento geopolítico en el que ha caído la relación entre Pekín y Seúl. Algunos fabricantes coreanos de productos para el cuidado de la piel han sufrido debido a que China ha detenido el flujo de grupos de turistas chinos a Corea del Sur, en medio de la molestia porque los surcoreanos están desplegando un escudo antimisiles para protegerse de Corea del Norte.

Dentro de la industria de los productos asiáticos de belleza, Carver se ha convertido en uno de los fabricantes más populares. Su línea de productos A.H.C. tiene desde humectantes, pasando por cremas para los ojos, hasta bloqueadores solares.

El cuidado personal ha sido uno de los principales intereses de Unilever en años recientes, y es la categoría de ventas más grande de la empresa. El año pasado, esta división obtuvo 20.200 millones de euros en ingresos, o un equivalente cercano al 38% de las ventas totales del conglomerado.

Sin embargo, Unilever ha estado bajo un escrutinio cada vez mayor respecto de su capacidad de crecimiento, en especial desde que rechazó en febrero una oferta pública de 143.000 millones de dólares por parte de Kraft Heinz. Unas semanas más tarde, la empresa afirmó que habría una reestructuración significativa, que revisaría su estructura legal dual y que llevaría a cabo una importante recompra de acciones para tranquilizar a sus inversionistas.

La empresa, la cual fabrica productos como la mayonesa Hellmann's y el té Lipton, ha buscado disminuir su exposición hacia los negocios con productos de lento crecimiento, como los alimentos untables, una línea de productos que está en proceso de vender.

Bajo el mando de su director ejecutivo, Paul Polman, Unilever ha hecho de las adquisiciones una parte central de su estrategia.